El valor del dinero en el aula

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El 1 de octubre se celebra el Día de la Educación Financiera para concienciar a la población de la necesidad de formación en torno a conocimientos financieros básicos para administrar bien el dinero

El Colegio Santísima Trinidad de Plasencia gana el VI Premio de Conocimientos Financieros que promueven el Banco de España y la CNMV dentro de su Programa de Educación Financiera para colegios

Atención, pregunta:

“La fase inicial del ciclo de vida de un producto se caracteriza por:
a) Elevadas inversiones en publicidad y promoción de los productos
b) Ser la fase que mayores beneficios proporciona.
c) La estabilización de las ventas de las empresas.
d) Los mayores beneficios”.

Cuestiones como éstas son capaces de responder, a gran velocidad, las alumnas y los alumnos de Bachillerato que se disputaron la sexta edición del Concurso de Conocimientos Financieros promovido por la Comisión Nacional del Mercado de Valores y el Banco de España.

Las chicas del Colegio San Francisco Javier, de Jesuitas de Tudela y las chicas y chicos del Santísima Trinidad de Plasencia llegaron a esta final después de superar tres fases de la competición: la primera, online, que contó la participación de 239 colegios de toda España; la segunda, disputada entre los 10 mejores de la fase anterior; y la tercera, ya la semifinal, que enfrentó a los cuatro mejores de manera presencial el pasado mes de septiembre. Empezaron el concurso el curso pasado, cuando estudiaban 1º de Bachillerato y el concurso era una manera divertida de profundizar mejor en la asignatura de Economía.

El equipo del Colegio Santísima Trinidad de Plasencia, con su profesora, Marta Bardallo (dcha.), ganó el Concurso de Conocimientos Financieros de la CNMV en 2018.

Las alumnas del Colegio San Francisco Javier de Jesuitas de Tudela que quedaron en segundo puesto del concurso.

La final formaba parte de los actos del Día de la Educación Financiera que organizan el Banco de España y la CNMV. La competición, basada en la formulación de preguntas tipo test, estuvo tan reñida, que acabó en empate y hubo que recurrir a ‘los penaltis’. Finalmente, ganó el equipo del Colegio Santísima Trinidad de Plasencia, dirigido por la profesora de Economía Marta Bordallo.

Phising, criptomoneda, seguros, impuestos, Mercados, opas, fondo de garantía de depósitos… Fueron los temas en torno a los que fueron sucediéndose las cuestiones. Muchas de ellas, más propias de la prensa económica que de los trámites cotidianos que se hacen en el banco.

Necesidad de formación

Entre el público atento, el presidente de la CNMV, Sebastián Abella, y el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, que al término del concurso, pusieron el acento en la necesidad de seguir contribuyendo a la mejora de la Educación Financiera, habida cuenta del desconocimiento general de la población en cuestiones de economía y finanzas que les afectan directamente y a las que tienen que enfrentarse en varios momentos a lo largo de la vida.

Ambos citaron una amplia y rigurosa encuesta, aún sin publicar, que daba fe de ello. Por ejemplo, que estamos por debajo de la media de Europa en cuanto a la contratación de productos financieros de ahorro; o que el 40% de quienes tienen un activo financiero desconocen el concepto de diversificación del riesgo; o que un tercio de las personas que tienen una hipoteca tuvo en cuenta las condiciones, como mucho, de dos bancos.

El Concurso de Conocimientos Financieros para colegios es una estrategia más para mejorar la cultura financiera de los ciudadanos. Forma parte del Programa de Educación Financiera que ambas instituciones pusieron en marcha hace 10 años para ayudar a los docentes a introducir conocimientos económicos y financieros en las aulas, de manera transversal, o en asignaturas de creación propia; y también a hacer más atractiva y cercana las asignaturas ya dedicadas a eso mismo en Bachillerato.

Los docentes inscritos en el programa disponen de contenidos y actividades prácticas que pueden adaptar a sus necesidades, de acuerdo a las exigencias del currículum y a los intereses de los estudiantes.

“Nosotros no somos docentes”, matizan en la CNMV. “Les proporcionamos recursos y ellos los adaptan y los usan como consideran”. En la actualidad, hay más de 700 colegios inscritos al programa.

Los alumnos del Colegio Santísima Trinidad, de Plasencia, durante el concurso en la CNMV.

La atención a los centros educativos forma parte de una estrategia más ambiciosa y generalista: el Plan de Educación Financiera, nacido en 2008. Aquel fue el año en el que la crisis económica empezó a arrasar los empleos, la economía familiar y la prima de riesgo, y cuando comenzó a quedar en evidencia la ignorancia de la población en materia de finanzas (incluidas las personales). Veníamos de los tiempos de las hipotecas abusivas y de las preferentes fraudulentas. ¿Quién iba a leerse esos folios de letra pequeña ininteligible? ¿Y por qué demonios sería tan importante la “prima de riesgo”?

En ese contexto, el “Plan de Educación Financiera” nació con el compromiso de “realizar e impulsar actuaciones con el objetivo de contribuir a que los ciudadanos adopten decisiones financieras ajustadas a sus características personales y familiares, necesidades y expectativas, y asuman una mejor gestión de los riesgos, conllevando en último término una mayor confianza en el sistema financiero y contribuyendo así a su estabilidad”.

“La complejidad de las relaciones financieras entre los individuos y las empresas, y de los propios productos y servicios financieros, así como el reciente desarrollo de modelos de negocio en el ámbito de las finanzas basados en las nuevas tecnologías (fintech) están poniendo de manifiesto la importancia y necesidad de prestar atención a la educación financiera”, incide el Plan de Educación Financiera del Banco de España, que tiene su propia marca: www.finanzasparatodos.com.

En cuanto al sistema educativo, la LOMCE de 2012 introdujo la educación financiera en el currículum escolar; también la capacidad de emprendimiento. Se introdujo Economía como optativa en 4º de ESO. Y las CCAA idearon asignaturas relacionadas con Economía y Empresa, sobre todo en la ESO. Aquel programa del Banco de España ponía las cosas más fáciles a profesores y alumnos para abordar las materias. Y, sobre todo, le vino como anillo al dedo a la asignatura de Economía, implantada en el Bachillerato de Ciencias Sociales varios años antes.

La visión de los docentes

“Los contenidos de la asignatura que vienen en los libros son muy lejanos para los alumnos, muy abstractos, muy teóricos; no están conectados con la realidad”, cuenta José Antonio Alonso, profesor de Economía del Colegio San Francisco Javier, de Tudela. “Estos materiales que ofrece el Programa son más útiles y digeribles y, además, fomentan la investigación del alumnado”.

Otro aspecto muy útil para los docentes son los numerosos tests que facilita. Esos mismos con los que se entrenan los alumnos que se presentan al concurso.

Marta Bordallo, del Colegio Santísima Trinidad de Plasencia, coincide con José Antonio en que el programa “ayuda a dar la asignatura de una manera más motivadora”, “favorece que los chicos y chicas investiguen”, y también que podamos profundizar en cuestiones que les interesan más, como los bancos, las acciones, la renta variable… “Al final, aprenden, que es de lo que se trata”, subraya Bordallo.

Los dos docentes aseguran que sus alumnos y alumnas están muy motivados con la asignatura, pero José Antonio Alonso manifiesta su preocupación por “la escasa conciencia que tienen del dinero” los jóvenes de hoy y su incapacidad para administrarlo, en comparación con generaciones anteriores, más dadas a administrarse la paga y a hacer “trabajillos de verano” para ahorrar o para poder comprarse algo que sus padres no podían o no querían pagarles.

El curso pasado hizo una encuesta en sus clases de Bachillerato: “Menos de la mitad de los alumnos tenía paga. La mayoría están acostumbrados a ‘papá, dame’. No tienen que administrarse; y si no tienen dinero que administrar, no tienen por qué prestarle atención ni tener interés en el valor del dinero”.

El profesor prosigue así su observación: “Están ya en 2º de Bachillerato y muchos no saben cuánto cuesta la Universidad, no tienen idea de las becas ni de los préstamos. Para ellos, eso son cosas de los padres y madres. Viven protegidos por una burbuja familiar que incluye todo lo que tiene que ver con el dinero. Que no tengas que esforzarte para ganar algo, que te lo den todo dificulta que den valor al dinero”.

Si a eso le añadimos que el dinero ya no es contante ni sonante y que cualquier pago es una transacción invisible, más sentido tiene ahondar en la educación financiera.

Aquí puede verse una de las preguntas tipo test del juego que propone www.finanzasparamortales.es

“La tarea de los profesores de Economía es intentar acercar a estos jóvenes a la realidad. La economía nos afecta a todos; todo está impregnado de economía y tenemos que enseñárselo”, sostiene Alonso.

Al recibir el premio como finalista, este profesor ha reivindicado la figura del profesor en el futuro de la sociedad y valorado iniciativas como la del Programa y el Concurso de Educación Financiera por la necesidad que hoy en día tiene la enseñanza de experiencias y vivencias como vehículo de aprendizaje.

Por su parte, Marta Bordallo, la profesora de Economía del equipo ganador, recalcó la importancia del premio para demostrar a los estudiantes que “con trabajo y esfuerzo se consiguen recompensas”.

 

Otros premios

Ésta es otra de las preguntas tipo test del juego que propone www.finanzasparamortales.es

Dentro de la estrategia de estas instituciones, también cabe destacar hoy, Día de la Educación Financiera, el Premio Finanzas para Todos a las iniciativas de educación financiera más significativas de cada año. En su tercera edición, el premio ha recaído sobre el portal web Finanzas para Mortales y también sobre la labor de un centro educativo:

Se trata del Proyecto BASES de la Cooperativa de Maestros Melilla, desarrollado en el colegio concertado Enrique Soler de la Ciudad Autónoma, donde han puesto en marcha la plataforma Bank School para acercar a los niños de primaria conceptos clave de la economía doméstica.

Al recoger su premio, el responsable de este proyecto reivindicó ante la distinguida audiencia la trascedencia de la escuela y de los docentes. “Los profesores somos el eje vertebrador de la sociedad del futuro”, afirmó. “El docente aguanta todo el peso de esa responsabilidad”.

El proyecto BASES, que llega a los alumnos desde las 1º a 6º de primaria, transmite a los escolares conceptos básicos de gestión de las finanzas personales a través de juegos eminentemente prácticos.

Comparte.