Educando la mirada. El cine como aliado

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La mirada consciente. No como vía de consumo irracional. Es lo que tratan de educar aquellos docentes que enseñan a ver películas y que enseñan a través de las películas. El cine entendido como manifestación artística y motor de reflexión, no como impactos de usar y tirar.

Las redes de profesores interesados se extienden por casi todas las CCAA y –con ayuda institucional en algunos casos, y sin ella en otros– van consolidando proyectos de alfabetización audiovisual, que es, nada menos, que enseñar los códigos que tejen el manto que todo lo cubre: la imagen en la sociedad de la imagen.

Y nada como el cine para educar la mirada y para que el aprendizaje audiovisual sea un disfrute y no una carga escolar más.

La Academia de Cine española lleva casi dos años enarbolando la bandera de la educación audiovisual y tratando de convencer a las administraciones estatal y autonómicas de que impulsen planes de alfabetización audiovisual en las aulas, con formación de profesorado, horas escolares y gestión de derechos de exhibición con fines educativos.

Cine y Educación, el documento marco de la Academia de Cine para el desarrollo de planes de alfabetización audiovisual.

En 2018 publicó Cine y Educación, un documento marco para el impulso de planes de alfabetización audiovisual a través del cine. La publicación es de enorme utilidad para docentes y centros. Contiene, entre otras cosas:

  • Las iniciativas más consolidadas en las aulas españolas, a las que se puede recurrir en caso de querer implementar un plan de alfabetización audiovisual. Muchas de las iniciativas referidas se han forjado sobre el conocimiento compartido de los docentes que las han puesto en marcha, como Cero en Conducta o Educando al Futuro Espectador.
  • Iniciativas de formación del profesorado en las diferentes CCAA.
  • Plataformas audiovisuales con programas de visionado online específicos para colegios, como AulaFilm
  • Un listado de largometrajes y cortometrajes españoles adecuados a los diversos tramos escolares
  • 100 largometrajes españoles de referencia que todo joven debería conocer tras finalizar sus estudios no universitarios (clasificados por edades)
  • La legislación estatal y autonómica que ampara y/o promueve la alfabetización audiovisual en la escuela.
  • Las recomendaciones internacionales que urgen a llevarla a cabo.
  • Un capítulo específico sobre el respecto a los derechos de autor.
Respeto a los derechos de autor

Quienes gusten de poner películas a sus alumnos sabrán –o deben saber– que la Ley de Propiedad Intelectual sólo permite exhibir un fragmento. Para tomarse el cine en serio como recurso educativo, se puede adquirir la licencia de exhibición con fines educativos de EGEDA (sociedad de gestión de derechos de autor) o también recurrir a plataformas de visionado online, como AulaFilm, que también facilita al profesorado guías pedagógicas y de análisis cinematográfico, y organiza pases para colegios en salas de cine. «El cine no es sólo entretenimiento: es educación y cultura», dicen en AulaFilm.

«Nada mejor que conocer a fondo lo que cuesta elaborar un simple plano, y no digamos toda una película, para que los alumnos y alumnas entiendan perfectamente la necesidad de preservar los derechos de autor y no practicar el “pirateo” audiovisual», señalan los autores de Cine y Educación.

Ellos son Fernando Lara (ex director del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales), Marta Tarín (de la Academia de Cine), y Mercedes Ruiz, maestra impulsora de la red social Cero en Conducta y de Educando el futuro espectador, y nexo entre todas las iniciativas de educación cinematográfica y audiovisual que encontramos consolidadas en diferentes CCAA.

En relación con los derechos de autor, Mercedes Ruiz suele apuntar que “muchos de los alumnos que están hoy en las aulas trabajarán en un futuro en profesiones que aparecen en los títulos de crédito de las películas y querrán que se les pague por su trabajo”.

La Lengua de las Mariposas, de José Luis Cuerda., es una de las películas que la Academia de Cine recomienda en Cine y Educación.

La Lengua de las Mariposas, de José Luis Cuerda., es una de las películas que la Academia de Cine recomienda en Cine y Educación.

La imagen como medio y no como fin

Cine y Educación recoge un estudio europeo realizado en 2014 sobre el uso del material audiovisual por parte de los docentes en la escuela. Se basó en encuestas a 6.701 docentes europeos y señalaba que el uso del medio audiovisual en la escuela española era “ocasional” y que se empleaba mayoritariamente como mero apoyo curricular.

Según dicho estudio, lo que más se proyecta son documentales (70%) y el material educativo específico de cada asignatura (75%). El cine de ficción es empleado por el 37% de los docentes, y los filmes de animación por el 34%.

Pero el dato más significativo podría ser éste: que el 83% de los docentes españoles no sabe que la alfabetización audiovisual en sí misma forma parte de los objetivos curriculares de la escuela tanto en Primaria como en Secundaria.

La LOMCE, establece tanto que en Primaria como en 1º, 2º y 3º de ESO, “sin perjuicio de su tratamiento específico en algunas de las áreas de la etapa, la comprensión lectora, la expresión oral y escrita, la comunicación audiovisual, las tecnologías de la información y la comunicación y la educación en valores se trabajarán en todas las áreas”.

Entre los objetivos de la Educación Primaria está “iniciarse en la construcción de propuestas visuales y audiovisuales”.

En la ESO, sólo profundizarán en la creación audiovisual los alumnos que elijan la materia específica de Educación Plástica, Visual y Audiovisual, cuya elección dependerá, a su vez, de que el centro educativo la ofrezca o no.

Cine y Educación, el documento marco de la Academia de Cine para el desarrollo de planes de alfabetización audiovisual puede descargarse gratis.

La alfabetización básica es híbrida

La educación audiovisual se desdibuja, pese a que niños y adultos vivimos en una cultura eminentemente audiovisual. “En el siglo XXI la alfabetización básica es híbrida”, incide el documento marco de la Academia de Cine. Y ello implica alfabetización en lectoescritura tradicional, pero también icónica, audiovisual y digital, según las recomendaciones de la Unesco y de la propia Unión Europea.

“Cualquier niña o niño de hoy, al menos del mundo desarrollado, ‘nace’ prácticamente con el lenguaje audiovisual incorporado y se mueve dentro de él con una cotidianeidad y familiaridad incesantes. Parece absurdo que no se les facilite los instrumentos necesarios para que ese continuo contacto no resulte puramente intuitivo o fruto de la experiencia individual, sino resultado de un proceso de conocimiento que les haga comprender y valorar en sus justos términos lo que tienen ante sus ojos”, dicen los autores de Cine y Educación.

“No se trata de aburrir al alumno con enseñanzas memorísticas o puramente repetitivas”, precisan, “sino de acompañarle en el placer de abarcar cuanto una obra creativa puede proporcionarle, que es mucho y enormemente estimulante”.

“Nada más que buenas consecuencias puede tener el aprendizaje de un lenguaje, ya sea el audiovisual que citamos como el literario, el musical o el de carácter plástico”, se señala en Cine y Educación. “Dominar una forma de expresarse nos hace más comunicativos, más democráticos, más dueños de nosotros mismos, más libres, en último término”.

En su labor de impulso a los planes de alfabetización audiovisual, la Academia de Cine celebró el pasado mes de junio una mesa redonda con representantes políticos de PSOE, PP, Podemos y Ciudadanos, y a todos ellos les arrancó su compromiso con la ‘causa’ de cara a la futura negociación parlamentaria de una nueva ley educativa. Pero, entre tanto, con la legislación que tenemos, la pelota está en el tejado de las comunidades autónomas y sus presupuestos.

De izquierda a derecha, Javier Sánchez Serna y Sofía Fernández Castañón, de Unidas Podemos, Carmen Ferrero Torres (PSOE), Fernando Lara (Academia de Cine), Sandra Moneo y María José García Pelayo (PP), Marta Rivera de la Cruz y Mayte de la Iglesia (Ciudadanos).

Comparte.