Alfonso Aguiló: “Sólo pedimos que nos dejen trabajar”.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El Comité Ejecutivo de la Conferación Española de Centros de Enseñanza (CECE) se ha reunido esta semana en Mallorca, donde también ha mantenido un encuentro con el consejero con el Consejero de Educación de Baleares, Martí March, y con el director general de Planificación, Ordenación y Centros, Antoni Morante. En esta comunidad, el 40% del alumnado estudia en centros concertados.

La prensa mallorquina se hizo eco de la reunión publicando dos entrevistas con el presidente de CECE, Alfonso Aguiló. Tanto Diario de Mallorca como Última Hora pusieron el acento en la amenaza que supone para la escuela concertada el anteproyecto de Ley de Educación del Gobierno.

Aguiló explica en dichas entrevistas la importancia que tiene el respeto a la demanda social de las familias a la hora de programar la enseñanza. “No me parece que se le pueda decir a una familia ‘no, tú quieres ir aquí, pero te mandamos allá porque estamos haciendo equilibrios’”, señala. “Una administración debe adaptarse a lo que demanda la sociedad y no lo que a ellos más les gusta”, sostiene Alfonso Aguiló.

El presidente de CECE argumenta que, si de verdad quiere la Administración evitar que la renta familiar influya en la disribución del alumnado en los centros, primero debe salvaguardar la igualdad del alumnado a la hora de conceder becas y ayudas. “En muchas comunidades los alumnos de concertada no tienen derecho a becas de comerdor o transporte, lo que hace que personas con menor renta no puedan elegir esos colegios por no poder aspirar a esas ayudas”, afirma.

Alfonso Aguiló considera que la educación necesita reformas, pero no la que está llevando a cabo el Gobierno socialista, “centrada en cuestiones ideológicas” que, según dice, causan más problemas que soluciones.

“Ir contra la asignatura de Religión, que elige un 60% de los alumnos, o la cotización de las prácticas en FP o poner un concejal en los consejos escolares no va a resolver el fracaso escolar ni los problemas de la educación”, expone.

Por el contrario, desearía que la nueva ley promoviese mayor autonomía a los centros educativos, de acuerdo a todas las recomendaciones internacionales.

Respecto al nuevo poder de los consejos escolares en el gobierno de los centros, Aguiló sostiene: “Somos partidarios de la participación, pero no de la expropiación por parte del Gobierno de la gestión de centros”.

En definitiva, el presidente de CECE resume en esta sencilla frase todos los problemas creados por el Gobierno a la concertada: “Sólo pedimos que nos dejen trabajar”.

“La concertada no es la que llega donde no llega la pública”, remacha. “Está ahí porque la educación debe ser plural”.

 

Comparte.