Ciudadanos registra un voto particular al dictamen sobre la reconstrucción del país para incluir al alumnado de concertada

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Ciudadanos ha presentado en el Congreso de los Diputados un voto particular al documento de propuestas para la reconstrucción del país “que el PSOE no puede dejar de apoyar” porque defiende los derechos del niño, la equidad y la justicia social, según nos cuenta la diputada Marta Martín en una entrevista con Actualidad Docente.

Este voto particular presentado por Ciudadanos deberá votarse en el Pleno del Congreso del 21 de julio junto al dictamen de propuestas aprobado en la Comisión de Reconstrucción, aquel que excluyó a la escuela concertada del acceso a las ayudas económicas para la recuperación del país. Esa exclusión de casi el 30% del alumnado salió adelante sólo con los votos del PSOE y Unidas Podemos. El resto de grupos les dio la espalda, lo que, según Marta Martín, debería llevar al PSOE a “reflexionar” sobre la necesidad de un consenso en educación que no está promoviendo. El voto particular presentado por Ciudadanos es una oportunidad para ello.

El texto de esta propuesta se ampara en la Convención Internacional de Naciones Unidos sobre los Derechos del Niño, en la Carta Europea de los Derechos del Niño, en el Derecho a la Educación recogido en la Constitución española y en la propia LOE de 2006. Extractamos a continuación algunos de los párrafos más relevantes:

«Todos los niños tienen derecho a la educación, y este derecho, como todos los derechos fundamentales, es un derecho inalienable e irrenunciable, que les corresponde en tanto seres humanos y que no les puede ser conculcado por ninguna persona o autoridad por razón de ninguna circunstancia o condición personal o social. A tales efectos, corresponde a los poderes públicos adoptar todas las medidas necesarias para garantizar este derecho y a las Administraciones educativas, en particular, el desarrollo de las prestaciones que procedan para asegurar la igualdad en su acceso y la equidad y la inclusión en la atención educativa», dice el voto particular de Ciudadanos.

«De este modo, las garantías del derecho a la educación tienen como únicos destinatarios a los niños que son titulares del mismo, con atención a sus necesidades educativas específicas. No al territorio en el que cada niño reside, no a la unidad familiar de la que forma parte, ni tampoco al centro educativo en el que está escolarizado. Al contrario, las garantías para el derecho a la educación precisamente deben concebirse para superar, compensar y, en su caso, corregir, las diferencias que en su educación o en el acceso a la misma pueden generar cada una de tales circunstancias concurrentes en el entorno del niño».

[…]«Precisamente porque todos los grupos políticos nos hemos propuesto no dejar a nadie a atrás en la Reconstrucción social, no alcanzamos a entender qué razones pueden impulsar a los grupos que sostienen al Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, a plantear en primer lugar unas propuestas de resolución que literalmente excluyen a decenas de miles de niños y niñas de las ayudas que puedan articularse para superar el impacto de la crisis de la COVID-19 al objeto de garantizar su derecho básico a la educación. Esta exclusión fundada únicamente en ideología choca con ese principio de no dejar a nadie atrás y a juicio del Grupo Parlamentario Ciudadanos, es incompatible con la voluntad de consenso y acuerdo que sí ha podido alcanzarse en otras materias igualmente relevantes. Por los mismos motivos, menos aún alcanzamos a entender la negativa insistente de esos grupos que sostienen al Gobierno a considerar las enmiendas presentadas, entre otros, por nuestro Grupo Parlamentario, que simplemente buscan corregir la discriminación que comportan sus propuestas. Al final, no cabe otra opción que el que tal negativa, por ser manifiestamente contraria a los principios elementales de igualdad, sea el resultado de meros prejuicios ideológicos y que la insistencia con que los mismos se reiteran sea la consecuencia de la impaciencia que siempre mueve al que desea zafarse de un debate en el que hace tiempo que perdió toda razón».

Comparte.