IN MEMORIAM / Cuqui Fuertes, al servicio de la educación

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Por SANTIAGO GARCÍA

El 20 de mayo falleció Cuqui Fuertes, después de unos meses de lucha contra el cáncer, al que se enfrentó como recia castellana que era, aunque finalmente perdiera la batalla.

Cuqui es y será siempre historia de CECE. Durante más de 33 años desempeñó diferentes responsabilidades en la Confederación, ganándose el respeto y el cariño de todos por su buen hacer. Cuando yo la conocí, era la responsable de relaciones institucionales y comunicación. En ese momento estaba ultimando la organización del congreso anual que tendría lugar en Sevilla. Y así empecé a aprender de escaletas, protocolos, notas y ruedas de prensa, y todo lo que rodea el complejo mundo de la relación con los medios de comunicación. Ella se movía ahí como pez en el agua, atendiendo a todos con simpatía, aunque siendo a la vez muy exigente con la profesionalidad de su labor.

Hace poco más de dos años, le llegó el momento de la jubilación parcial. Y, enamorada de su tierra leonesa, de Veguellina y Villadangos, se marchó para allá a seguir cumpliendo con su tarea de servirnos cada día las noticias de educación en nuestro resumen de prensa. Y a estar con Hortensia y José, sus padres, y Maribel, su hermana, y el resto de la familia. Con idea de cuidar de ellos, que se iban haciendo mayores. Ironías de la vida, han sido sus padres los que han tenido que acompañarla y cuidarla en sus últimos meses. Me impactó, al presentarme y conocerlos en tan duras circunstancias, que me identificaran por las veces –menos de las que deberían haber sido– que hablé con Cuqui durante su enfermedad.

En el tintero se nos quedará esa comida en Veguellina que nunca llegó. Pero permanecerán para siempre los recuerdos de una persona cariñosa, exigente, recia y trabajadora, que se gastó en su labor al servicio de la educación y de CECE, y dejó huella en muchas personas, como pudimos comprobar en las innumerables muestras de cariño que recibimos tras su fallecimiento.

Tengo en estos momentos ante mí el último WhatsApp que me mandó, semanas antes de su muerte: “Llevo una etapa muy bajita. Casi no me levanto, pues tengo mucho dolor de pierna. A ver si poco a poco voy remontando. Gracias y un fuerte abrazo”.

Gracias a ti, Cuqui, por todo lo que compartiste y me enseñaste estos años. Y, cuando Dios quiera, nos veremos y te daré ese abrazo.


*Santiago García Gutiérrez es secretario general de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE).

 

Comparte.