Ministerio de Educación y CCAA acuerdan priorizar las clases presenciales en el curso 20-21

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
  • Las administraciones educativas orientarán a los centros educativos, que adaptarán sus planes de inicio del curso y de contingencia a sus circunstancias particulares

Desde que se suspendieron las clases presenciales, en marzo, las conferencias sectoriales de educación no han hecho sino causar más confusión e incertidumbre en la comunidad educativa de la que, por sí, ya había. La escasa concreción con la que el Ministerio ha ido planteando las pautas de actuación en estos meses ni ha conseguido la unanimidad autonómica pretendida ni evitar la tradicional disputa política territorial, que ha contribuido a acrecentar la confusión.

Ya con el curso a punto de terminar ha vuelto a ocurrir. En la Conferencia Sectorial del 11 de junio, el Ministerio acordó con 15 Comunidades Autónomas 14 ámbitos de actuación en los que cada Administración tendrá que trabajar para poner en marcha el curso 20-21. Ninguno de ellos escapa al sentido común de la gestión educativa y todos ellos son planteados dentro de unos principios generales que no obligan a adoptar ninguna medida concreta a nadie. Pese a ello, Madrid y el País Vasco se han descolgado del acuerdo. Las pautas de intervención son las siguientes:

  1. El curso 2020-2021 comenzará en las fechas habituales del mes de septiembre y seguirá unas pautas temporales similares a otros cursos académicos.
  2. La actividad lectiva presencial se adoptará como principio general durante el curso 2020-2021.
  3. Los centros educativos adaptarán, en todas las etapas y enseñanzas, sus programaciones didácticas de las diversas áreas, materias, ámbitos o módulos para el curso 2020-2021, en el marco de lo que establezcan al respecto las 
Administraciones educativas, con el fin de recuperar los aprendizajes imprescindibles no alcanzados y permitir al alumnado el logro de los objetivos previstos.
  4. Las Administraciones educativas establecerán las directrices necesarias para que los centros docentes elaboren planes de seguimiento y apoyo para el alumnado que experimente mayores dificultades en las circunstancias actuales.
  5. Fomentarán el trabajo colaborativo entre los docentes de los centros educativos para permitirles dar una respuesta coordinada en las nuevas circunstancias.
  6. Seguirán las indicaciones establecidas por las autoridades sanitarias.


  7. Trabajarán con los servicios propios de prevención de riesgos laborales, en el marco de las indicaciones de las autoridades sanitarias, para adoptar las medidas más aconsejables para el desarrollo de las actividades educativas.
  8. Prepararán los planes de contingencia necesarios para que los centros docentes puedan hacer frente a las eventualidades que se produzcan en el curso 2020-2021.
  9. Adoptarán las medidas necesarias para que los centros puedan ofrecer sus servicios complementarios habituales, especialmente de transporte y comedor escolar, en condiciones de seguridad.


  10. Adoptarán medidas orientadas a la reducción de la brecha tecnológica y la limitación de sus consecuencias.
  11. En el marco que establezcan las Administraciones educativas, los centros educativos dispondrán de un plan de inicio de curso que establezca la organización del centro que mejor se adapte a las condiciones de la nueva normalidad.
  12. El Ministerio y las Consejerías responsables de la educación en las comunidades autónomas colaborarán para el desarrollo y la oferta de recursos para el refuerzo de la competencia digital.
  13. El Ministerio y las Consejerías responsables de la educación en las comunidades autónomas pondrán en marcha programas de cooperación territorial orientados a dar respuesta a la nueva situación.

Respecto a este último punto, Isabel Celaá anunció que el Ministerio va a poner en marcha dos planes de cooperación territorial cofinanciados:

  • Uno para mejorar la equipación tecnológica de los colegios, en colaboración con el Ministerio de Economía y Transformación Digital.
  • Otro para abordar el refuerzo del alumnado que se ha quedado atrás debido a la brecha tecnológica o a otros factores propios de los meses de confinamiento.
Comparte.