Ministerio y CCAA tratan de definir esta semana un final de curso incierto

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Repasamos las cuestiones que se espera que sean tratadas en la Conferencia Sectorial telemática del 15 de abril y sobre las que ya se pronunció el Consejo Escolar del Estado.

La ministra de Educación y FP y los consejeros autonómicos se reúnen este miércoles en Conferencia Sectorial telemática para coordinar cómo encarar el último trimestre del curso con las aulas cerradas por la epidemia de coronavirus y sin saber aún si los alumnos van a poder volver.

La comunidad educativa espera respuestas a algunas cuestiones, puestas sobre la mesa por el Consejo Escolar del Estado en su dictamen aprobado antes de las vacaciones de Semana Santa. Y si no respuestas, al menos escenarios plausibles con pautas de actuación o propuestas que den una idea de por dónde van a transitar los ocho millones de estudiantes españoles de aquí a julio.

En una entrevista en Onda Cero el pasado 26 de marzo, Isabel Celaá manifestó que en la Conferencia Sectorial se analizaría «si tenemos las condiciones para seguir” el curso a distancia o “si podemos ya prever que haya una posibilidad de coordinar la actividad presencial».

Qué duda cabe de que la situación de partida no es homogénea, como ha podido comprobarse desde que se suspendieron las clases presenciales:

La brecha digital de centros y docentes ha dividido al alumnado entre los que han continuado dando clase con un seguimiento de sus profesores y los que no. Entre los segundos el descuelgue es más fácil que entre los primeros. Por otro lado, la brecha digital de las familias, marcada por su conectividad y por el número de dispositivos digitales en el hogar, dificulta que una parte significativa del alumnado pueda mantener la actividad escolar. En última instancia, hay que tener en cuenta que no todas las familias están viviendo el confinamiento en las mismas condiciones anímicas, económicas y culturales. La propia ministra reveló a final de marzo que entre un 10% y un 12% de los alumnos no se estaba conectando con el profesorado «por circunstancias de distinta naturaleza».

De todo ello se hablará en la Conferencia Sectorial, que debería arrojar algo de luz sobre las siguientes cuestiones:

  • Si volveremos a las aulas antes de que finalice el curso.

De esta reunión se espera conocer cuál es la postura oficial del Ministerio de acuerdo a los datos epidemiológicos de los que dispone. Aunque no diga fechas, sólo el hecho de que transmita unas expectativas claras de regreso a las aulas, aunque sea en junio, será determinante para que las administraciones autonómicas y la comunidad educativa en su conjunto trabajen en ese sentido. Otra posibilidad es que mantenga las dudas al respecto.

En su última intervención pública, en una entrevista en Antena 3 el 27 de marzo, Isabel Celaá dijo: “Hay que ir con mucho tiento y serán las autoridades sanitarias las que digan en qué condiciones podemos volver a acudir a las aulas».

  • Posible regreso al aula

Si se trabaja en un escenario de regreso al aula, ¿cómo será? ¿Cada comunidad tendrá que actuar de acuerdo a su riesgo epidemiológico? ¿Será un regreso escalonado? Esta posibilidad ya fue insinuada por Isabel Celaá a finales de marzo.

  • Actividad escolar y actividad laboral

Si la vuelta al trabajo presencial no se corresponde con la vuelta a las aulas, ¿se promoverán medidas para favorecer la conciliación de quienes no puedan telebrabajar?

  • Currículum

¿Marcará el Ministerio una redefinición del currículum oficial, dado que los contenidos mínimos dependen de sus reales decretos? ¿Al menos unas recomendaciones? ¿O se dará libertad a las CCAA para ello? ¿Y darán las CCAA instrucciones a sus colegios para focalizar su actividad escolar a distancia en determinados objetivos del currículum?, ¿o se dará libertad a los centros que, hasta ahora, han actuado de manera más autónoma que nunca?

  • Enseñanza online

¿Se darán unas pautas para la enseñanza online? Algunos centros mantienen el horario de clases como en su antigua rutina presencial; otros han establecido máximos de horas de conexión para no saturar a los alumnos (en algunos casos respondiendo a recomendaciones de docentes chinos que han vivido el confinamiento antes que nosotros).

  • Evaluación

¿Se darán unas pautas generales de evaluación? Hasta qué punto se ponderará el seguimiento de la actividad escolar en casa? Hasta que punto se promoverá un seguimiento personalizado del alumno y sus circunstancias personales, como pedía el Consejo Escolar?

  • Alumnos en el ‘limbo’ escolar

¿Habrá instrucciones precisas para intentar mantener la actividad escolar a distancia de los alumnos ‘desconectados’ y los ‘descolgados’?

  • Final de curso

¿Se retrasará el final de curso? En este sentido parece haber unanimidad en que el curso no debe extenderse más allá del 30 de junio por el bienestar de alumnos, familias y profesorado.

  • Estrategia de regreso

¿Cómo debería ser la vuelta al aula? Hay quien recomienda que, durante los pocos días que vayan a estar los alumnos en el centro, el profesorado se preocupe más de palpar y evaluar el estado de ánimo y de conocimientos de los alumnos, así como de recuperar el bienestar de niños y niñas en la escuela con actividades de convivencia y educación emocional, en vez de intentar avanzar materia. Algunos colegios ya están trabajando en ello con su departamento de Orientación.

  • Exámenes extraordinarios

¿Se suprimirán los exámenes extraordinarios de junio y se aplazarán a septiembre, como ha pedido el Consejo Escolar?

  • Repeticiones

¿Habrá instrucciones para limitar las repeticiones de curso y para que la tercera evaluación no sea determinante para ello? El Consejo Escolar del Estado ha pedido que sea una medida extraordinaria y que, en ningún caso, se tenga en cuenta el resultado de este tercer trimestre.

  • Bachillerato y Selectividad

El nivel de autonomía para seguir el curso sin ayuda de los padres es mayor conforme mayor es la edad y el curso del alumnado. La presión de la EBAU ha hecho que docentes y alumnos de 2º de Bachillerato hayan seguido avanzando materia, pero no es posible asegurar una homogeneidad entre ellos.

El Consejo Escolar del Estado ha pedido que el Ministerio asegure un modelo de examen lo más parecido posible para todas las CCAA, en el que se introduzcan una variedad de opciones tal, que asegure la posibilidad de respuesta de todos los alumnos independientemente de si han trabajado todo el temario o no. El modelo de examen está sujeto a las decisiones que se adopten junto con el Ministerio de Universidades y con la Conferencia de Rectores de Universidades. Hasta ahora, lo único que se ha pactado es retrasar la fecha máxima de la EBAU al 10 de julio. Aunque se ha establecido que el examen debe ser flexible, aún se desconoce si habrá un modelo de examen común para todas las CCAA, aunque ello no implique que las preguntas sean las mismas.

  • Prácticas de FP

El Gobierno ya ha establecido que el módulo de FCT puede reducirse a 220 horas y las consejerías de Educación han establecido flexibilidad para su cumplimiento, incluida la posibilidad de compensarlo con simulaciones laborales y proyectos. Pero cabe esperar que en esta Conferencia Sectorial se definan algunas líneas de actuación para coordinar las políticas de las CCAA.

  • El curso que viene

Es muy probable que este tema sea abordado más adelante, pero la comunidad educativa se pregunta ya qué medidas se adoptarán el curso que viene para compensar los déficit de éste. ¿Se planteará un adelanto del inicio del curso? ¿Se adoptarán medidas especiales de refuerzo? Por ejemplo, ¿más profesorado para desdobles?, ¿aumento del personal de Orientación? El tiempo lo dirá,.

Comparte.