Piensa Infinito: Matemáticas sólidas, motivadoras, participativas e inclusivas

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
El Método Singapur que SM ha desarrollado para España en la solución Piensa Infinito se consolida en 200 colegios con evidencias y mucha atención a sus maestros
El profesor Yeap Ban Har, referente internacional del Método Singapur y artífice de Piensa Infinito en España visita Madrid, Bilbao y Vitoria para mantener encuentros con los docentes
Piensa Infinito es la solución de aprendizaje de las Matemáticas desarrollada por SM y que ya emplean 200 colegios españoles.

Piensa Infinito es la solución de aprendizaje de las Matemáticas desarrollada por SM y que ya emplean 200 colegios españoles.

Maestras y maestros saben que la mayoría de los alumnos aprenden procedimientos matemáticos que no entienden, que no razonan y que olvidan. Por eso las pruebas TIMMS de la OCDE muestran una débil capacidad de resolución de problemas en los niños españoles. Cada vez más docentes se preguntan cómo enseñar Matemáticas, como conseguir que los niños piensen y entiendan las Matemáticas, de manera que no se sientan desmotivados y vayan descolgándose de ellas. En Piensa Infinito, de SM, tienen un firme aliado para conseguirlo.

Convencidos de ello, muchos, y curiosos en fase de búsqueda, otros, cientos de docentes acudieron a escuchar al profesor Yeap Ban Har, de Singapur, en las conferencias que ofreció en Madrid, Bilbao y Vitoria la última semana de febrero, de la mano de SM. Querían conocer de primera mano al autor de Piensa Infinito, la solución educativa de SM para la enseñanza de las Matemáticas que parte de la manera en que se enseña en Singapur, el país número 1 en el ránking de PISA. “Aquí lo conocemos como ‘método Singapur’, pero en Singapur son simplemente Matemáticas”, resumía Augusto Ibáñez, director corporativo de Educación de SM, al presentar al doctor Yeap.

Más de 250 personas acudieron a la Casa del Lector de Madrid a escuchar a Yeap Ban Har el pasado 26 de febrero.

Más de 250 personas acudieron a la Casa del Lector de Madrid a escuchar a Yeap Ban Har el pasado 26 de febrero.

Ibáñez explicó que Piensa Infinito ha enriquecido las Matemáticas de Singapur –una didáctica de los años 80– con diversos descubrimientos posteriores de la neurociencia y la psicología que han aportado mucha información sobre cómo aprenden los niños. De esta manera, aseguró, se ha diseñado “la ruta óptima para aprenden matemáticas”, partiendo de la intuición matemática del niño para avanzar, en última instancia, hacia el lenguaje matemático abstracto; es decir, “respetando el orden natural con el que aprenden las personas”. De esta manera, aseguró Augusto Ibáñez, “todos los niños tienen capacidad de progresar”.

El propio Yeap Ban Har respaldó estas afirmaciones en su intervención al asegurar que Piensa Infinito “garantiza que todos los niños puedan entender las Matemáticas”, aunque unos lleguen más alto que otros.

El ejemplo que figura a continuación da idea de por qué Piensa Infinito consigue que los niños piensen matemáticas más que aprender procesos de memoria en búsqueda de un único número que, o está bien o está mal.

Problema matemático de Piensa Infinito para 1º de Primaria presentado por Yeap Ban Har en su conferencia del 26 de febrero en Madrid.

Problema matemático de Piensa Infinito para 1º de Primaria presentado por Yeap Ban Har en su conferencia del 26 de febrero en Madrid.

“A los niños les preguntamos no ¿cuántas flores hay en total?, sino ¿cómo podemos saber el número total de flores?”, dijo Ban Har ante un sencillo problema que presentaba tres jarrones con flores. “Si se da tiempo a que el grupo piense, los niños van más allá del pensamiento esperado”, explicó. “Los niños tienen que explorar antes de escuchar una explicación”. Y reflexionar: “La reflexión no es negociable. Sin reflexionar no aprendemos mucho”. Y practicar: toda vez que “practicar significa variar, no repetir lo mismo una y otra vez”. Y comunicar: “El lenguaje es el puente entre lo abstracto y el entendimiento”.

Con estas pequeñas píldoras, el profesor de Singapur dejó bien definidos los cimientos de Piensa Infinito.

Según cuentan los propios docentes españoles que lo emplean en sus aulas desde el curso pasado, tras la formación que les da SM, poco a poco logran superar la concepción tradicional de la enseñanza de las Matemáticas, con toda la memorización de procesos de cálculo que conlleva, y la categorización de “esto es lo correcto y lo demás no vale”.

Y en el aula, los niños los alumnos exploran sus propios caminos, solos y en grupo. Piensa Infinito parte de la premisa de que puede haber tantas maneras de resolver un problema como niños en el aula, y son ellos los que, mediante el debate y la ayuda del profesor, descubrirán cuál es la mejor de todas ellas. ¿Será la que indica el libro? Eso sólo lo sabrán al final, después de pensar, proponer, debatir y descartar.

“Lo que nos gusta de esta metodología es que los niños saben utilizar las matemáticas para pensar, para hacerse preguntas”, destaca Augusto Ibáñez.

“Evidencias muy prometedoras”

Este curso son ya unos 200 centros los que han incorporado Piensa Infinito en España y “las primeras evidencias son muy prometedoras”, afirma Augusto Ibáñez, director corporativo de Educación de SM. “En algunos colegios donde los equipos de orientación pasan test estandarizados, se han detectado mejoras muy significativas en pensamiento matemático y habilidades numéricas, en el primer curso de implantación”. Aunque, quizá, lo más evidente, lo que los profesores aprecian primero es la pérdida de miedo a las Matemáticas y la ‘ganancia’ de entusiasmo respecto a ellas.

También se ha comprobado los beneficios en materia de inclusión y de diferentes capacidades de aprendizaje, ya que se fomenta que cada uno explore su propia vía para la resolución de un mismo problema.

De hecho, SM ya ha emprendido – junto a varias universidades– una investigación sobre el método como herramienta de atención a la diversidad y sus resultados en niños con grandes dificultades.

Formación y acompañamiento

Las evidencias compensan el esfuerzo que tienen que hacer los docentes –y los colegios– para desaprender la manera tradicional de enseñar y aprender Matemáticas y partir de la intuición y la aproximación natural del niño hacia el número. La formación previa de SM y el acompañamiento a lo largo del curso son cruciales.

“No es una propuesta que puede extenderse por todas las escuelas sin un acompañamiento adecuado”, advierte Ibáñez. “Es necesario asegurar que el docente y el centro están preparados, y aportar un adecuado acompañamiento permanente”.

El profesor Yeap Ban Haar viene a España una vez al año para hacer talleres con los propios docentes de Piensa Infinito.

Comparte.