Un 4,5% de los centros se ve afectado por el Covid-19 en las dos primeras semanas del curso

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La comparecencia de la ministra Isabel Celaá tras la reunión con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y con los consejeros autonómicos nos ha dejado las primeras cifras de la incidencia del Covid-19 en las aulas españolas apenas dos semanas de haber comenzado el curso. En este tiempo al menos un 5% de los centros educativos ha tenido que enviar alguna clase a su casa por casos confirmados de coronavirus. Según datos de las comunidades autónomas, 2.852 grupos escolares han sido cuarentenados, lo que supone un 0,73% del total de grupos de toda España, que son 386.214. Si contamos 20 alumnos por grupo, eso significaría que unos 57.000 alumnos han sido enviados a casa en estos primeros días del curso.

Hasta el momento de la comparecencia, sólo tres colegios habrían tenido que cerrar enteros.

Según la ministra, la práctica totalidad de las cuarentenas se ha producido por un caso de Covid-19 en cada clase y no por diversos contagios dentro de una misma clase, lo que viene a demostrar que «los colegios son lugares de detección precoz, no de contagio» y para que siga siendo así pidió a toda la comunidad escolar «tener mucho cuidado con la interacción social al salir del colegio».

La ministra no quiso decir cuáles son las comunidades más afectadas, pero sí que tres de ellas tienen confinadas más de un 1% de las clases y el resto bastante por debajo del 1%.

A preguntas de la prensa, Isabel Celaá trasladó que en Madrid los centros con casos de coronavirus están percibiendo falta de agilidad por parte de los centros de salud y que eso no ocurre en otras regiones.

Celaá mostró su agradecimiento y el del Gobierno a los equipos directivos por todo su trabajo de organización en este principio de curso, a los docentes, a las familias y al personal no docente, especialmente al de limpieza. Y reiteró que no contempla un cierre generalizado de las aulas como en marzo, pero pidió «respetar estrictamente las medidas» de seguridad y prevención «para que nuestra escuela permanezca abierta todo el curso».

Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, hizo similares agradecimientos y valoró que estudiantes y familias, «en su inmensa mayoría, están teniendo un comportamiento ejemplar y un compromiso cívico en el cumplimiento de las cuarentenas y asilamientos para proteger su salud y la de todos”.

Isabel Celaá, además, ha reiterado la obligatoriedad de asegurar la formación a tiempo completo y en las mejores condiciones, tanto a los alumnos que acuden de manera presencial a los centros como a aquellos que reciben clases a distancia y a los que se encuentran en cuarentena. Ha considerado que en este primer mes los centros han vivido una «fase de asentamiento», que las administración autonómicas y los centros están trabajando intensamente para mejorar la organización y la educación telemática porque «la educación online para los alumnos que guarden cuarentena tiene que funcionar a pleno rendimiento».

También ha afirmado que el absentismo de alumnos sólo se ha dado en «grupos minoritarios y culturales» en algunas CCAA, y ha incidido en que «la pandemia per se no exonera de asistir a clase».

Según ha dicho la ministra, la comisión de seguimiento del Covid-19 creada por el MEFP en agosto continuará trabajando en la recogida de datos de información para establecer una visión global de la situación y adoptar las medidas oportunas. Además, se ha trasladado un formulario a las CCAA para recopilar información de una manera sistemática y precisa, para que tanto las administraciones educativas españolas como la Unión Europea dispongan de ella.

Medidas del Gobierno para el ‘curso Covid’

Tras la reunión con los consejeros de Educación, la ministra también anunció las diferentes medidas a adoptar con urgencia por parte del Ministerio y que previamente habían sido debatidas con los responsables autonómicos:

  • Se adaptarán las pruebas de la EBAU de este curso 2020-2021 a la situación excepcional, siguiendo un modelo similar al del curso pasado.
  • Se adaptarán también las prácticas de Formación Profesional: con la reducción de la duración de los módulos de formación en centros de trabajo (FCT) al mínimo establecido en la ley (220 horas), la integración del módulo de FCT en el módulo de proyecto en el caso de la FP Superior o la creación de un módulo de proyecto para integrarlo con la formación en centros de trabajo en el caso del Grado Medio y la FP Básica.
  • Se flexibilizará, de manera excepcional y limitada hasta que concluya el presente curso académico, los requisitos para el ejercicio de la docencia. En concreto, el máster que acredita la formación didáctica para ejercer la docencia en ESO, FP, Música y Artes Escénicas, Artes Plásticas y Diseño y Escuelas Oficiales de Idiomas. De este modo, se podrá nombrar funcionarios interinos a personas que no hayan cursado este máster pero que cumplan todos los demás requisitos, siempre y cuando se agoten las listas de interinos de cada comunidad.
    Ésta ha sido la medida que suscitado mayor polémica. El secretario general de FECCOO          rápidamente ha criticado la medida y ha asegurado que tanto la ley educativa vigente como el real decreto de acceso a la función pública impiden el ejercicio docente sin el máster.
  • Se estudiará la posibilidad de llevar a cabo cambios normativos que permitan adaptar las programaciones didácticas más ágilmente para recuperar los aprendizajes imprescindibles que no pudieron alcanzarse el curso pasado y permitir a los alumnos avanzar en su proceso formativo.
  • Respecto al programa Educa en Digital, que pondrá 500.000 dispositivos digitales a disposición de los centros educativos para que se los faciliten a los alumnos con pocos recursos que deban quedarse en casa, Celaá señaló que aún está en fase de licitación y que habrá que esperar a Navidad para que los dispositivos hayan llegado a los centros.

 

Comparte.