“Las empresas valoran cada vez más la riqueza que aporta la diversidad y buscan talento por encima de todo”.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

ILUNION es una proeza de muchos con una visión compartida: “Todos tenemos en nuestra mano construir nuestro propio futuro”. Lo dice Marta Bello, Directora del Sector de Educación de ILUNION, y no es una obviedad, si tenemos en cuenta que en las empresas que forman parte de ILUNION, el 40% de los más de 35.000 trabajadores tienen alguna discapacidad.

Hablamos con Marta Bello a raíz del reconocimiento público a ILUNION que ha hecho la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) en su congreso anual de centros educativos.

ILUNION es la marca de las empresas del Grupo Social ONCE, cuyo objetivo es generar empleo estable y de calidad para las personas con discapacidad. Cuando entras en el edificio de ILUNION, es normal ver a personas ciegas, sordas o en silla de ruedas, cuenta Bello. Es lo normal. Porque la razón por la que trabajan allí son sus cualidades.

Pregunta.- ¿Cuál es el modelo empresarial de ILUNION y cómo ha ido consolidándose a lo largo de los años?

Respuesta.- ILUNION es un modelo empresarial único, hecho por personas y para personas, que comienza hace 30 años, cuando tanto la ONCE, como la Fundación ONCE, vieron en las empresas el vehículo para poder generar empleo estable y de calidad para las personas con discapacidad. En 1989 la ONCE creó varias empresas para obtener una fuente de ingresos complementaria a sus productos de juego y seguir creando empleo para los ciegos españoles. Por su parte, la Fundación ONCE, también crea sociedades para dar trabajo a personas con discapacidad. Poco a poco estos grupos empresariales fueron creciendo y siguen creciendo. Por ello, en diciembre de 2014 se lanzó la nueva marca ILUNION, que pasó a identificar a todas las empresas del grupo, dejando atrás más de 30  marcas distintas. Hoy ILUNION está gestionado por un equipo de profesionales que buscan una doble rentabilidad, social y económica, desarrollando cinco líneas de negocio sostenibles que aportan un servicio especializado, integral y de alto valor para nuestros clientes.

P.- ¿Cuál diría que es el mayor éxito de ILUNION?

R.- El mayor éxito de las empresas del Grupo Social ONCE es demostrar con su trabajo diario que las personas con discapacidad pueden desempeñar un trabajo profesional y excelente, si se les da la oportunidad de acceder a una educación y una formación de postgrado adecuada. Y en paralelo, haber crecido como organización con el objetivo puesto en la excelencia de nuestros servicios y nuestra gestión.

P. – ¿Cuál es el papel de la división de Educación?

R.- Para nosotros el sector educación es estratégico, ya que desde la formación se consigue que las personas con discapacidad puedan acceder con mayores competencias al mercado laboral. Conocemos los retos que tiene el sector de la educación en la creación de talento e innovación entre los jóvenes y, sobre todo, entre aquéllos que más lo necesitan. ILUNION aporta valor añadido a las empresas y organizaciones, compartiendo su conocimiento y experiencia, y mediante la prestación de servicios de alta calidad que fomenten el emprendimiento y la búsqueda de soluciones prácticas y creativas. Un empleo de calidad y estable es el fin último del proceso de formación y, gracias a nuestros clientes, ILUNION, ha contratado en 2017 más de 1.500 personas con discapacidad.

P.- ¿La formación que demandan las empresas es accesible para las personas con discapacidad? ¿O también en el mundo educativo hay barreras?

R.- En España es cada vez más frecuente que las empresas se preocupen por hacer más accesible sus productos a las personas con discapacidad y la formación no podía quedar al margen. En ILUNION lo sabemos bien, ya que una de nuestras empresas ILUNION Tecnología y Accesibilidad trabaja en este ámbito y recibe cada día más peticiones de empresas del ámbito educativo para mejorar la accesibilidad, tanto física como de sus plataformas y recursos tecnológicos.

P.- La tecnología facilita el acceso a mayores posibilidades de formación, pero por otro lado precisa una competencia y una habilidad para usarla. ¿Es un reto desarrollar la competencia digital necesaria para mejorar la formación de las personas con discapacidad?

R.- Considero que incrementar la competencia general digital es sumamente necesario, pero no es una recomendación exclusiva para las personas con discapacidad. Es un requerimiento que debe asumir la sociedad en general, en plena era digital.  Cada vez más somos conscientes de que debemos eliminar las barreras y trabas que la propia tecnología pone a las personas con discapacidad. Es un beneficio para todos.

P.- ¿Las personas con discapacidad presentan mayor tasa de abandono de estudios? ¿O al contrario, precisamente por su capacidad de superación? ¿Hay datos sobre eso y evolución de los mismos en los últimos años?

R.- Lamentablemente tienen una mayor tasa de abandono. Según datos del Observatorio sobre Discapacidad y Trabajo de las personas con discapacidad (ODISNET) de Fundación ONCE, la población con discapacidad entre 18 y 24 años presenta unas tasas de abandono escolar prematuro superiores al 50% (frente a una tasa del 25% en la población española). A pesar de este panorama, hay datos que apuntan a que las mujeres con discapacidad tienen una menor tasa de abandono, lo mismo que sucede en el caso de las personas con discapacidad visual, que tiene una tasa similar a la de la población escolar general.

P.- ¿Qué pediría a las escuelas y a los docentes en relación con el alumnado con discapacidades?

R.- En este sentido se ha avanzado bastante y la sensibilización es mayor cada día. Las unidades de apoyo a estudiantes con discapacidad ayudan mucho a que el estudiante pueda tener la ayuda necesaria para su desenvolvimiento en su etapa de formación, pero todavía se puede mejorar, con una accesibilidad física de los edificios y aulas, con formación sobre cómo tratar las distintas discapacidades, la accesibilidad de las webs, herramientas, documentos…

P.- En ILUNION, como en la ONCE, hay directivos con discapacidades. Pero esa no es la realidad en el común de las empresas. ¿Cómo percibe ese fenómeno en el panorama empresarial español? ¿Cada vez hay mayor apertura a valorar las capacidades intelectuales por encima de las físicas? ¿Hay desconocimiento? ¿Miedo?

R.- Sobre todo, hay desconocimiento. Yo invitaría a los directivos de grandes, medianas y pequeñas empresas a que conocieran el trabajo de nuestros compañeros con discapacidad en ILUNION, que han sido una pieza clave en el crecimiento de nuestras empresas y en su notoriedad en los sectores empresariales en los que operamos. El esfuerzo y la capacidad de superación son características naturales en su día a día. Cada vez más las empresas valoran la riqueza que aporta la diversidad y se busca por encima de todo, talento, capacidad de innovación, de trabajo en equipo en entornos multidisciplinares y esas capacidades pertenecen a la persona en sí.

P.- Su compañía debe de estar llena de historias de superación personal que nos dejan a los demás en un lugar muy pequeño. ¿Hay algún caso de especial relevancia que usted conozca y que sea un referente?

R.- Tiene razón, tenemos multitud de historias de superación y esfuerzo al contar con más de 15.000 compañeros con discapacidad trabajando en más de 50 líneas de negocio. Pero sí quiero hacer mención a Javier García Pajares, el primer erasmus sordo ciego en Europa, que se incorporó este año al departamento jurídico de nuestro grupo empresarial. Y que con su trabajo demuestra cómo, con apoyo, como el que el servicio social de la ONCE ofrece a las personas ciegas, o como en su caso, con doble discapacidad, se puede llegar a acceder a un puesto de trabajo y a realizar un desempeño normalizado de su actividad profesional. Javier, además, ha coronado este pasado agosto, siete cumbres de más de 4.000 metros en los Alpes en seis días, ayudado de dos bastones y un guía al que está encordado. Querer es poder, siempre adelante.

P.- ¿Es el esfuerzo un valor en peligro en nuestra sociedad?

R.- El esfuerzo es luchar por las cosas que se quieren y, por tanto, es un valor indispensable para poder superar los retos que tiene nuestra sociedad. Tengo la suerte de trabajar en un entorno que me brinda diariamente múltiples ejemplos de esfuerzo y lucha por lo que se quiere, que me hacen ser positiva en este aspecto. Nos enfrentamos a una nueva era en que la transformación digital va a requerir de todos esfuerzos, capacidad de reinventarse y formación continua. No tengo duda de que la sociedad realizará el cambio a través del esfuerzo personal, igual que lo ha afrontado en otras ocasiones. En este sentido, la formación y el ejemplo en este tipo de valores es fundamental para lograr su supervivencia.

Comparte.