Leo Farache: “En el mejor colegio del mundo están los padres y las madres”

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

“Si tenemos madres y padres mejor preparados como educadores tendremos un presente y un futuro mejor”. De esta premisa nace Gestionando Hijos, una plataforma de contenidos –formativos en unos casos, inspiradores en otros– que orientan a los padres en su responsabilidad como educadores y también contribuyen a quitarle hierro a la misma, a sentirse más cómodos e incluso a disfrutar e ilusionarse con su tarea cotidiana. Leo Farache, fundador y director de Gestionando Hijos, hace la siguiente reflexión en Actualidad Docente:

“Hacer hijos es algo placentero y demuestra una eficiencia biológica, pero después, ese momento placentero debería tener continuidad a lo largo de muchos años y también la eficiencia biológica debería corresponderse con una eficiencia educativa”.

El reto no es pequeño. Pero Gestionando Hijos es una apuesta y una contribución en favor del disfrute y de la eficacia en la maternidad y la paternidad.

Son múltiples los temas sobre los que, en la plataforma online, hablan y escriben más de 40 expertos: neuropsicólogos, psicólogos, pedagogos, filósofos, escritores…, entre los que se encuentran nombres reconocidos como Álvaro Bilbao, Gregorio Luri, Begoña, Ibarrola, María Jesús Álava Reyes, Silvia Álava, Antonio Ortuño, Eva Bach, Carmen Cabestany, Maite Valle, Alberto Soler… También imparten talleres y cursos presenciales, y dan charlas en empresas que apuestan por la conciliación familiar y la corresponsabilidad educativa de sus empleados y empleadas.

Pero, además, Gestionando Hijos ha marcado un hito al conseguir que miles de padres y madres acudan periódicamente a un evento que dura toda una mañana porque en él se habla, ni más ni menos, que de educar a los hijos. El próximo 24 de noviembre se celebra la novena edición de este evento en el Teatro Lope de Vega de Madrid, que consiguieron llenar la última vez y que esperan llenar de nuevo. Qué mejor manera de pasar una mañana que con cientos de personas con una inquietud común: los hijos que dejamos al futuro.

De todo esto y más hablamos con Leo Farache en la siguiente entrevista:

P. ¿Gestionando Hijos es una escuela de padres?

Leo Farache

Leo Farache es fundador y director de Gestionando Hijos.

R. Es una iniciativa que tiene como objetivo ofrecer buenas ideas e inspiración educativa a madres y padres que protagonizamos el acto educativo más cotidiano y más potente que hay, que es el tiene lugar en el hogar y el que curiosamente no se habla mucho. Decir que es una escuela de padres es una manera fácil y rápida de explicarlo. Pero no me gusta mucho porque da a entender que hay alguien que está enseñando, que sabe más, que está en otro nivel que el alumno. Me parece que padres y madres necesitamos ideas e inspiración, pero al mismo nivel. Además, tenemos hijos que son diferentes, y tenemos contextos diferentes, y están bien tener ideas para decidir nosotros cómo aplicarlas según el hijo y según el contexto.

P. ¿Cuántos años lleva funcionando y qué le ha aportado a usted en este tiempo Gestionando Hijos?
R. Empezamos en 2014. Me ha aportado muchísimas cosas como padre, y como mis hijos son mayores, me ha aportado una visión diferente de lo que debería haber hecho como padre. Si hubiera tenido Gestionando Hijos antes, habría disfrutado más como padre y de mis hijos; habría tenido una visión más tranquila y sosegada, más inteligente. Gracias a un vídeo de Álvaro Bilbao, yo me di cuenta de que tenía que dejar de decirle a mí hija “tienes que ganar seguridad” porque ahí iba implícito el mensaje de “eres una insegura”. Cuando repetimos a nuestros hijos “eres lo que sea”, se deposita en su cerebro y lo incorporan como como aprendido. Y pongo este ejemplo, como pongo este otro: Gregorio Luri nos ha enseñado que el conocimiento viene antes que el aprendizaje. Le decimos a nuestros hijos “aprende, aprende”, cuando lo que tenemos que hacer es darles una oportunidad de contactar con el conocimiento para que el aprendizaje se estimule. Hay muchas mensajes que nos ayudan a ser mejores padres. Y, sobre todo, a tener la ilusión. Fernando Botella dice: “Enseña a tus hijos que la vida es chula”. Gestionando Hijos me ha ayudado a tener en la cabeza una serie de ideas que he intentado trasladar a mis hijos y que me han dado solidez en mi discurso como padre.

P. Para recomendarnos la suscripción a Gestionando Hijos, ¿qué es lo que destacaría en primer lugar?
R. Hay ideas concretas, como las que acabo de decirte, pero el hecho de tener personas en nuestra plataforma que no te dicen lo que tienes que hacer, sino que te aportan ideas, te aporta ilusión, te quita agobio, te hace cobrar conciencia de cosas… Eso es lo que me parece más importante de Gestionando Hijos.

P. Dice Gregorio Luri que nunca ha habido padres y madres tan preocupados por la educación de sus hijos. Por otro lado, hay muchos padres que no le prestan la suficiente atención y delegan todo en la escuela. ¿Así de polarizado está el universo paternal/maternal? 
R. Totalmente.

P. ¿Percibe que hay muchos padres obsesionados con la educación?
R. Puede haber algunos padres y, sobre todo, algunas madres, obsesionadas. No sé si más que antes. A lo mejor, es que ahora se les nota más que antes. Pero lo que yo veo es que hay más personas queriendo hacerlo bien; hay un movimiento de padres y madres que no quieren dejar pasar la oportunidad de hacerlo bien con sus hijos, de disfrutarlo y de contribuir a la educación de sus hijos para que contribuir a su propia felicidad y al bienestar del mundo. ¿Habrá en ese colectivo gente angustiada? Claro. Pero lo que hay, sobre todo, es gente que disfruta hablando de educación. A mí me parece normal que te guste más hablar de educación que de fútbol o de política. Eso no es estar obsesionado con la educación.

P. Gestionando Hijos llega a los padres que ya están predispuestos a un servicio así; padres que buscan información e inspiración. ¿Cómo despertar conciencias entre quienes, de entrada, no se han parado a pensar en la importancia de ser buenos padres?
R. Hablando de Educación en sitios en los que no suele hablarse de educación. Que la gente oiga que otros hablan de educación. Así se pone el tema en agenda. Nosotros, con Gestionando Hijos, abrimos nuevos canales: llegamos a las empresas, que es donde pasamos gran parte del día trabajando. Uno de nuestros objetivos es que las empresas piensen en sus trabajadores en su vertiente más personal y en su labor educativa en la sociedad, no sólo si son padres y madres. Conseguimos que haya empresas que regalan a sus empleados talleres de Gestionando Hijos; incluso la plataforma. Así podemos llegar a miles de personas. Que tu empresa invierta para que tú puedas enriquecerte como educador, que tú encuentres que se te habla de educación en un sitio que no es el hogar ni el colegio; que la Educación llegue a personas y a lugares donde, en principio, no pensabas que ibas a llegar… Eso tiene un valor a favor de la educación.

P. ¿Qué empresas son cómplices de Gestionando Hijos?
R. Muchas, aunque nos gustaría que fueran más. Por ejemplo, el Santander, Iberdrola, Enagás, Endesa, Bankinter, SM… Han ofrecido a sus trabajadores o nuestra plataforma, o talleres que organizamos, o las dos cosas. Nos hemos encontrado siempre con agradecimiento y peticiones de más. Que lleves al Santander a Begoña Ibarrola a hablar de “gestionar hijos, gestionar emociones”; o a Noelia López Cheda, a hablar de cómo desarrollar el talento de tus hijos, y que los empleados y empleadas del banco tengan la oportunidad de escucharlas en su lugar de trabajo a las 12 del mediodía, siempre causa agradecimiento. Aprovecho para recordar que Gestionando Hijos fue elegido por la Fundación Más Familia como producto para las empresas que apuestan por la conciliación familiar.

P. ¿Estamos los padres delegando demasiadas cosas en la escuela?

R. La escuela tiene una función y la familia una función parecida para un objetivo que es el mismo: educar a los que van a protagonizar el mañana. Falta conciencia de trabajo en equipo, pero por las dos partes. A veces la escuela se encierra y no utiliza a los mejores madres y padres, esos padres y madres ‘apóstoles’ del colegio que queremos trabajar por que al colegio le vaya bien, queremos colaborar para ello. Y luego, como se dice en marketing, hay “terroristas”, que son los que ponen mal al colegio, hablan mal del colegio, pero están en el colegio. Ahí hay una oportunidad sobre la que nosotros hemos trabajado. Creamos en su día el Pacto por la Educación en Equipo, que firmaron muchos colegios y las organizaciones escolares como CECE, que también ha promovido ese pacto, y lo presentamos en el Congreso de los Diputados. Pensamos que en el mejor colegio del mundo están los padres y las madres, que también son la sociedad. [Puedes leer el PACTO POR LA EDUCACIÓN EN EQUIPO (PDF)]

P. ¿Ves necesaria una asignatura de Valores Cívicos?

R. Me suena raro que sea una asignatura. Entiendo que los valores se transmiten en todo lo que se hace; que se imparten de manera transversal: en la clase de Ciencias, en Historia, en el recreo, en el comedor, en la tutoría… Por otro lado, he visitado muchos colegios y veo que los valores están enormemente presentes. ¿Hay que darles más entidad? Quizá, pero no sé si con una asignatura…

P. Los colegios tienen mucho miedo de los grupos de Whatsapp de los padres. ¿Habláis de ello en Gestionando Hijos?
R. Carles Capdevila hizo un vídeo memorable sobre los grupos de Whatsapp de padres: dice que son útiles, que son patéticos y, lo más importante, que son anti educativos. Sólo por ese vídeo ya merece la pena suscribirse a Gestionando Hijos. También lo hemos metido en el Pacto por la Educación en Equipo; en el punto número 2, dirigido a madres y padres, dice: “No criticaré a los profesores de mis hijos, y menos delante de ellos, y no utilizaré los grupos de Whatsapp para contaminar y hablar mal de los profesores”. Hablar mal de la escuela de uno y, encima, a espaldas del profesor, es sucio y tóxico; es de cobardes.

P. Ese Pacto por la Educación en Equipo no es un papel sin más. Es un proyecto vivo en el que seguís trabajando.
R. Sí, lo pusimos en marcha con Fundación SM, y acabamos de terminar ahora una investigación entre 456 directores de colegios, que espero que publiquemos en octubre. En ella preguntamos a los directores cómo ven a las madres y padres, y el mensaje que sale de ahí es precioso porque todos les piden que trabajemos juntos. Se basa en una encuesta online dirigida por el sociólogo Enrique Domingo, y en ella hay material más que de sobra para alentar al trabajo en equipo entre colegios y familias. Dice Enrique Domingo que le llama la atención que en una encuesta hubiera tan alto grado de consenso.

P. Muchos padres y madres están ya de vacaciones o a punto de empezarlas. A veces a los padres les dan miedo las vacaciones porque, de repente, tienen mucho tiempo con sus hijos y no saben cómo llenarlo.
R. Tenemos algunos vídeos sobre eso en Gestionando Hijos. Hay uno magnífico de Silvia Álava… [Leo se queda pensativo y se pregunta a sí mismo:] ¿Qué son las vacaciones y qué deberían ser? No debemos negar que son para educar; son una oportunidad para disfrutar de nuestra tarea educativa. No hay que estresarse. En el día a día no nos paramos a pensar en lo maravilloso que es estar con nuestros hijos y educarlos. Las vacaciones son una oportunidad para ello. Por ejemplo, planeas un viaje y te apuntas 14 cosas que hacer y que ver en ese sitio, pero lo importante es disfrutar el viaje, no acelerarse. Y no hay que transmitir miedo al aburrimiento. Que te dicen: “Me aburro”. Pues “piensa, escribe, pinta, cuéntame un cuento”. Haz humor con el aburrimiento.

P. ¿Es contraproducente pensar en los hijos como un proyecto personal?
R. Es contraproducente para uno mismo. Le damos mucha importancia a nuestra presencia en la vida. Por la Tierra hemos pasado miles de millones de personas. No somos para tanto y nuestros hijos tampoco. Es lógico querer darles lo mejor, pero nuestro proyecto personal debemos ser nosotros mismos. Si no, nuestros hijos lo van a tener crudo.

P. ¿No hay una visión demasiado individualista de la educación? ¿No nos falta un poco de conciencia colectiva de la educación personal? Por aquello de pregúntate qué hijos vayas a dejar a este mundo.
R. El mejor ejemplo, y tiene mucho que ver con los colegios, es lo que decía hace poco Andreas Schleicher, el coordinador del Informe PISA, en la presentación de un informe en Madrid. “Para que funcione mejor la escuela, necesitamos que los más competentes sean profesores”. La cuestión que ponía sobre la mesa es que la sociedad va a evolucionar en la medida que evolucione la educación, y la educación va a depender de que las personas más talentosas estén al frente. Salí de allí pensando en preguntar a los padres: ¿Y si tu hijo te dijera que quiere ser profesor? Muchos le responderían: “Puedes aprovechar tu talento para otra cosa”. Éste es el fiel reflejo de lo que tú me planteabas. No pensamos: “Estoy educando a mi hijo para contribuir a crear una sociedad mejor”. Pensamos: “Voy a hacer que aprenda bien inglés para que le sea más fácil encontrar trabajo”. Deberíamos preguntarnos: “¿Va a aportar mi hijo algo a la sociedad y va a disfrutar de la vida?”. Pero es muy difícil que eso ocurra mientras respondamos a la pregunta de “¿qué tal tu hijo?” con respuestas como: “Muy bien, ha sacado muy buenas notas y sus profesores están muy contentos con él”. Eso equivale a: “¿Qué tal Leo?”. “Leo, muy bien, ganando mucho dinero; su jefe está muy contento con él”. ¿Por qué no respondemos: “Mi hijo va bien, se está desarrollando de forma sana, es un buen chaval, piensa por su cuenta…”. Mientras ese discurso esté impregnado en la sociedad, no avanzaremos en ese sentido.

P. ¿Qué hacemos con los móviles?

R. Hace poco estaba con Fraccesco Tonucci y alguien le preguntó a qué edad debemos esperar para darles un móvil a nuestros hijos. Y él decía que no es tanto una cuestión de edad. Hay que vigilar si ellos son capaces de saber no meterse en sitios inadecuados; estar al tanto, que es de sentido común. Y luego hay que darles planes alternativos al uso del móvil y a la profusión de contenidos audiovisuales. Lo que no puede ser es eso de decirles: “Anda, ponte el móvil”. Ahí estamos dejando de lado nuestra función educativa. Pero por otro lado, también hay que saber que hay cosas muy buenas en el mundo audiovisual al que acceden por el móvil. No todo es malo.

P. Hábleme del próximo evento de Gestionando Hijos. ¿En qué lo van a enfocar?
R. Ya es la novena edición del evento que hacemos y volvemos a celebrarlo en el Teatro Lope de Vega de Madrid. Esperamos llenarlo, como el año pasado, porque llevamos una propuesta muy rica, con ponentes que abordan temas muy variados y en línea con el lema de Gestionando Hijos, que es “Me gusta educar” (#megustaeducar). Por ejemplo, va a estar María Soto, que es una experta en disciplina positiva y que va a hablar de educar sin miedo. También se va a hablar de la escalera cíclica de la violencia de género, con Carmen Ruiz Repullo. Educando a tus hijos con inteligencia emocional, con Mónica Mendoza. Viene un padre que se llama Quique Ruiz y que nos va a contar la historia de su hija María en una ponencia que se titula “María es como todos, diferente”. Vamos a ayudar a los padres y madres a que sepan enamorar a sus hijos de la ciencia, que es la piscina donde hay más agua; sin anteponerlo a las Letras, eso sí. Vamos a hablar sobre el mundo de la diversidad con una conversación entre Melissa Tuya y Jessica Gómez. “Alimentar bien es mejor” se titula la ponencia de Marian García. Reflexionamos con Antonio Ortuño sobre si queremos hijos obedientes o responsables. Contaremos cómo convertirte en coach de tu hijo adolescente y terminaremos educando con música.

 

 

 

 

Comparte.