‘Con L de Novata’, de Maestra de Pueblo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El análisis sarcástico del día a día en las aulas ha llevado a Maestra de Pueblo a convertirse en la docente más popular de las redes. Tras ella se esconde una maestra de verdad y también otra de ficción: María, la docente que protagoniza Con L de Novata

(Esta información fue publicada en Actualidad Docente en enero de 2018.
Por su interés, la reproducimos en la nueva etapa de la revista)

Maestra de Pueblo nació hace poco más dos años. La que se esconde detrás su perfil obviamente tiene unos años más, aunque no nos arriesgaríamos a ponerle edad para no desmerecer a aquellos que nunca pierden la chispa, porque desde luego esta mujer es lo que tiene en abundancia. La actividad de Maestra de Pueblo es compartir píldoras de humor, sentencias cargadas de sentido común e ironía sobre la labor docente, aunque quizá su mayor mérito es llevar a sus lectores al día a día del maestro: sus goces, luchas, proezas y límites.

El pasado otoño Maestra de Pueblo dio un paso más para llegar a las librerías de la mano de la ilustradora Cristina Picazo. Con L de novata, que ya va por la 3ª edición, relata la historia de María (otro “alter ego” de la autora), que se estrena como seño en el colegio de Chortalejo de la Sierra, un pueblo ficticio de apenas 2.300 habitantes de Castilla-La Mancha. Las viñetas nos trasladan la emoción y el vértigo de la protagonista ante el reto de encargarse de un curso por primera vez, a la vez que nos muestra las relaciones con los padres, niños y compañeros de profesión. La ficción y la autobiografía se mezclan en un relato al que no le faltan anécdotas y personajes agudamente estereotipados en un afán de guiñar el ojo a los lectores, especialmente a los profesionales de la docencia, que sin duda encontrarán ocasiones para reírse. “He intentado reflejar situaciones con las que nos enfrentamos todos a diario –nos cuenta la autora vía email–, y también a los personajes que hay en más de un colegio; por eso el libro tiene mucho de experiencia personal propia y de anécdotas que contamos en las reuniones de maestras (ya se sabe que cuando nos juntamos no hablamos de otra cosa), aunque algo de ficción tiene.”

En ACTUALIDAD DOCENTE hemos aprovechado la publicación de su libro para profundizar en su exitosa actividad en las redes. En este sentido, quizá lo más sorprendente de Maestra de Pueblo es que su autora prácticamente no levanta sospechas a su alrededor:

“Creo que la gente de mi claustro se sorprendería si dijese que estoy detrás de la cuenta”, explica. Y en su tradicional sentido el humor cuenta que una compañera le preguntó una vez: “‘Oye, tengo una cosa que preguntarte, pero me da mucha vergüenza… ¿eres maestra de pueblo?’ Luego la tuve que matar, claro…”.

De hecho, no parece tener intención de desvelar su identidad, ya que reconoce que se siente “tranquila” de que pocas personas de su entorno personal y profesional próximo sepan quién es. “Cuando llego al colegio aparco al personaje y me olvido de las redes sociales. Tampoco es una cosa para ir diciendo por los claustros”.

El sentido del humor es un rasgo fundamental de Maestra de Pueblo, que se refleja perfectamente en las viñetas del libro. Probablemente sus alumnos reales darán fe de que para ella “es una actitud y una forma de enfrentarse a la vida”, como nos cuenta.

“En mi trabajo en el aula intento darlo todo y eso implica hacer tonterías, tirarte por el suelo si hace falta y echar mano de todos los recursos a tu alcance, y el humor es uno de ellos. Hay compañeros que se enfadan por los cambios, por el aumento del papeleo y la burocracia educativa, pero yo intento verlo con un punto de humor aunque también me cabreo, pero menos”.

Este humor le permite ser crítica con lo que ve “en su día a día” y hablar de asuntos serios “con un gif o con un meme que de otra forma no publicaría”. Y termina citándonos el refrán “se cazan más moscas con miel que con vinagre”.

Comparte.