Científicas y tecnólogas españolas para inspirar a las niñas y los niños en el aula

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Cuatro profesoras de la Universidad Complutense crean ‘¿Por qué tan pocas? Científicas y tecnólogas españolas a la luz‘, un proyecto didáctico financiado por la FECYT para llevar a los colegios modelos STEM femeninos que inspiren a niñas y adolescentes

“¿Por qué tan pocas?” Si escribimos esta frase en el buscador de Google, 37 de las 40 primeras entradas se refieren a “por qué tan pocas mujeres en Ciencia y Tecnología”.

Ésa tendencia de búsqueda es una muestra más de la preocupación social y económica respecto a un futuro sin mujeres en los sectores que moverán la economía mundial.

Hablamos de la industria tecnológica, de la robótica y la inteligencia artificial aplicada a cualquier ámbito de la sociedad, y del Big Data que registra cada paso que damos. Hablamos de nuevos materiales, de nuevos sistemas, de nuevos cultivos que aún tienen que descubrirse o inventarse, e investigarse. De nuevas necesidades y nuevas oportunidades, de nuevos daños y nuevas curas…

Si bien las chicas son el 54% del alumnado universitario, su presencia en Informática es del 12%. En ingenierías, del 28%, según datos del Ministerio de Educación.

En Formación Profesional, el alumnado femenino es el 13% en la familia de Informática y Comunicaciones, y el sólo 5% en Electricidad y Electrónica.

Ésa es la razón de ser del proyecto ‘¿Por qué tan pocas? Científicas y Tecnólogas Españolas a la Luz’, un proyecto de divulgación sobre mujeres españolas que trabajan en diferentes campos científicos y tecnológicos y que está especialmente dirigido a los docentes españoles para que se las muestren a sus alumnas y a sus alumnos.

El material que han generado tiene un alto valor didáctico: 20 píldoras audiovisuales, de entre 3 y 4 minutos cada una, en las que 20 científicas responden a varias preguntas y dan a conocer su trabajo, la relevancia del mismo para la sociedad, y cómo y porqué decidieron estudiar lo que estudiaron.

Entre ellas vemos a Margarita Salas hablando de “la emoción de descubrir” y a María Blasco contando lo «fascinante» que le pareció la Biología Molecular cuando le explicaron en qué consistía. A Clara Grima explicando lo bien que se sintió que cuando hizo su primera ecuación, de pequeña, y cuando salió en The New Yorker, recientemente, por haber descrito una forma geométrica nueva. O a Concha Monje, contagiando su ilusión por hacer que un robot camine.

“La ciencia es la bomba. Hacer cosas diferentes todos los días y sorprenderte con los resultados y ser tú misma la que tiene que descubrir cuál es la ley que hay detrás de cualquier cosa de la naturaleza es fascinante”, explica la joven Lucía García, astrofísica que trabaja en un proyecto internacional sobre contaminación lumínica.

«Es muy importante que transmitamos la parte de la Ciencia que tiene una aplicación social y para el bienestar de la Humanidad”, señala María José Izuel, la primera catedrática de Óptica de España. “La sociedad no es tan consciente de la importancia de las aplicaciones de la Óptica y la Fotónica en la salud, en el medioambiente, en las comunicaciones…”

Por su parte, la veterinaria Margarita Marqués llama a las chicas a ir «a por todas»: “Estamos en un país donde las oportunidades son excelentes para las chicas. Hay que aprovecharlo al máximo y no conformarse con las migajas del pastel. Tenemos que conseguir que la investigación y los campos STEM se conviertan en un motor económico de nuestro país”.

Y así, hasta 20 científicas y tecnólogas de diferentes edades (algunas en torno a los 30 años), de diferentes especialidades (Ingeniería Aeronáutica, Ingeniería de Software, Física Nuclear, Astrofísica, Física de Materiales, etc) y de diferentes comunidades autónomas.

“Teníamos que incidir sobre todo en aquellos campos en los que hay menos mujeres y dar visibilidad a mujeres jóvenes, y eliminar esa sensación de que la Ciencia se hace en Madrid o en Barcelona”, explica Isabel Tajahuerce, profesora del Departamento de Periodismo y Comunicación Global de la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense y directora de ‘¿Por qué tan pocas?’.

Carlota Coronado, docente del mismo departamento y autora del contenido audiovisual –la sustancia del proyecto–, señala el objetivo de ‘¿Por qué tan pocas?’: “Mostrar modelos de mujeres normales trabajando en Ciencia y Tecnología, que las niñas puedan tenerlos en mente para poder imitarlos”. Lo que no se ve no se desea.

“También es muy útil para los niños y los adolescentes, para que vean que las mujeres que hacen robots o trabajan con láser son personas normales, no son bichos raros”, apunta Tajahuerce, que ha sido Directora de la Unidad de Igualdad de la Complutense.

El conjunto de píldoras audiovisuales están concebidas desde un principio como material didáctico. “Puede ser usado por el profesorado tanto para trabajar la igualdad desde Primaria, como para ayudar a las alumnas y los alumnos en su orientación académica y profesional”, precisa Coronado.

El material, de libre acceso, puede encontrarse en la web porquetanpocas.com, en el canal de Youtube con el mismo nombre y en otro en Vimeo, con libre descarga.

Forman parte del proyecto otras dos docentes de la Universidad Complutense: Yanna G. Franco, profesora de Economía en Ciencias de la Información, y Elena Ramírez, vicedecana de Estudiantes de la Facultad de Educación.

‘¿Por qué tan pocas?. Científicas y Tecnólogas a la luz’ está financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y tiene otra vertiente divulgativa, no ya para los colegios, sino dirigida a la sociedad en general: un documental que se estrenará el 19 de junio en Madrid y que irá girando por diversos festivales cinematográficos de España para que vaya calando que la Ciencia y la Tecnología también son cosa de mujeres.

Porque, como apunta Isabel Tajahuerce, recordando los orígenes del proyecto: “En el imaginario de la gente no hay mujeres de Ciencia y Tecnología, ves que los jóvenes de hoy ni imaginan a mujeres científicas ni ven a las mujeres como científicas ni conocen mujeres científicas”.

“Tenemos que trabajar intensamente en la sociedad para que más chicas entren en esas carreras y para incorporar diferentes miradas en las carreras científicas. No puede haber una única visión en campos que son tan relevantes para nuestro futuro”.


A la pregunta ¿por qué tan pocas? intentamos dar respuesta desde Actualidad Docente hace un año, de la mano de científicas y expertas en brecha de género científico-tecnológica. La ausencia de referencias de mujeres de carne y hueso en esos ámbitos y la falta de información sobre trabajos concretos asociados a estudios científico-tecnológicos se vislumbraban como las causas más directas de que las niñas y las adolescentes, pese a ser buenas en Ciencias, no se sientan atraídas por sus campos más técnicos.

Las reconocidas matemáticas Clara Grima y Marta Macho, así como Digna Couso, física especializada en Didáctica de las Ciencias, dan una serie de consejos para impulsar desde la escuela las vocaciones STEM entre las niñas.

Comparte.