Cuando dos colegios ponen en el centro a sus profesores ocurre ‘Be Education’

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Dicen que el profesor es el motor de todo cambio en educación, pero quien de verdad cree en el cambio, y en el profesor, no se queda en el “dicho”, sino que aspira al “hecho” y construye el “trecho”.

Hace cuatro años que varios profesores del colegio San Ignacio de Loyola decidieron pasar del dicho al hecho y plantear una estrategia conjunta y ambiciosa de formación e inspiración del profesorado partiendo de su propia experiencia y en busca de la de otros.

El germen fue su convicción de “la necesidad de conocimiento compartido”, apunta Nacho de los Reyes, director de Be Education y profesor de Filosofía del Colegio San Ignacio de Loyola.

Nacho de los Reyes, director de Be Education (izq.), junto a Giancarlo Cesana y Giovanni Alario, director de Innovación del colegio San Ignacio de Loyola, durante el II Congreso Be Education celebrado en Madrid.

Impulsados por la energía de su propio trabajo, de los resultados que estaban consiguiendo con los alumnos y de la reflexión conjunta de todo ello, crearon la plataforma Be Education, y sobre ella van impulsando diferentes iniciativas para dotar a sus propios docentes (y a los de otros centros) de las ideas, las competencias, los recursos y las herramientas que necesitan para mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje de acuerdo a las necesidades y los retos que los alumnos y la sociedad les plantean. Pero todo partiendo de la experiencia docente en el aula: “experiencias significativas que creemos que pueden ser útiles a los demás y a nosotros mismos”, precisa De los Reyes.

“Frente a la idea artificial de que la innovación es algo que viene de fuera, nosotros creemos que la innovación se alimenta de lo que ya están haciendo muchos profesores y de compartirlo”, incide el director de Be Education.

De ahí que esta plataforma se asiente sobre el fortalecimiento de los vínculos entre docentes, entre centros y entre departamentos. Tanto es así, que en 2017 se sumó al proyecto otro colegio de Madrid, el J.H. Newman, que acogió el II congreso Be Education del pasado mes de abril.

Un congreso que forma e inspira

Cartel del II Congreso Be Education, celebrado en abril de 2018.

Gracias a esas alianzas, y al boca a boca que va generando, Be Education va creciendo y en su congreso de este año contó con 300 asistentes y con la presentación de 26 experiencias didácticas de centros de toda España.

Celebrado el pasado mes de abril, el II Congreso Be Education contó ponencias de lujo, como las de Fraçois-Xavier Bellam y Gregorio Luri, al que entrevistó Actualidad Docente.

Gregorio Luri ahondó en el sentido de “la experiencia educativa”, que fue una de las guías por las que discurrió el congreso. “Una auténtica experiencia educativa es una experiencia moral; si es axiológicamente neutra, no vale”, sostuvo Luri durante una intervención largamente aplaudida sobre los retos de la docencia hoy en día. “Necesitamos empalabrar el mundo. Son las palabras lo que nos permiten comprendernos a nosotros mismos y a los demás. Si hay palabras, no estamos acabados”, dijo el filósofo y pedagogo.

Auditorio del Colegio JL Newman durante la celebración el II Congreso Be Education, en abril de 2018.

“Los educadores nos hemos convertido en consumidores de innovación y nos encanta incorporar nuevas palabras y retorcer las ya conocidas”, advirtió Luri, que llamó a huir de esa concepción de la escuela como “un laboratorio de experimentos cognitivos” en el que “experimentar y medir, experimentar y medir”.

“Necesitamos volver al origen”, demando, “recuperar el verdadero contenido de las palabras que han alimentado nuestra propia tradición; para que la información se transforme en conocimiento hay que educar el criterio y la atención”.

La importancia de la tradición y la cultura fue el otro hilo conductor del congreso Be Education y en ello profundizó el también filósofo y profesor François-Xavier Bellamy, que insistió en que “la escuela tiene la responsabilidad de comunicar la cultura”.

“Los profesores y las escuelas”, señaló, “hemos olvidado con frecuencia que lo más valioso que se puede transmitir es una tradición, la riqueza inmensa que hemos heredado a través de la cultura y que es absolutamente necesaria para que emerja nuestra propia humanidad. Es esto lo que puede volver a cautivar la atención de nuestros alumnos, la cultura vivida, convertida en experiencia actual y renovada”.

Hace dos años, el primer congreso Be Education enfocó las competencias profesionales que precisa la sociedad y cómo la escuela puede y debe atender ese desafío.

La Escuela de Verano #deprofesparaprofes

Lejos de centralizar toda su actividad en un congreso de renombre, Be Education va sumando cursos, talleres y trabajos de asesoría a lo largo del curso y lo culmina cada año con la Escuela de Verano que, precisamente, estos días tiene lugar en el JL Newman.

Sus cursos son impartidos por docentes del Newman y del San Ignacio a propuesta de ellos mismos en aras de esa convicción de compartir la experiencia y el conocimiento.

“Más allá de las modas, nuestros profesores enseñan a otros profesores cosas que les funcionan a ellos en el aula con sus alumnos después de varios años poniéndolas en práctica y puliéndolas, viendo lo que funciona y lo que no funciona. Quieren compartirlo y ellos mismos nos proponen el curso”, explica Nacho de los Reyes.

El mejor ejemplo es el curso para formar en un buen uso del Ipad. Lo imparten docentes del San Ignacio de Loyola, que fue un centro pionero en usar el Ipad en Bachillerato, allá por 2011. “Llevan tantos años, que saben verdaderamente cómo trabajar con el Ipad, en qué da buen resultado y en qué no; y quieren compartirlo con quien esté empezando, o con quien no tenga claro aún cómo sacarle partido”.

Este año, el curso de Ipad, aplazado a septiembre, estará centrado en su uso en Formación Profesional (Básica, Grado Medio y Superior).

El curso que mejor acogida ha tenido este verano ha sido “Enseñar con arte”, de la profesora Marina Samways, del JL Newmann. Encontramos a Marina en su aula de Arte, exhausta tras cinco horas de clase intensiva con sus colegas (y, a la vez, alumnas) sobre cómo emplear el arte para enseñar a los niños a reflexionar y a dialogar sobre las emociones.

Marina Samways, profesora de Arte del Colegio JH Newman, tras impartir una jornada de clase en la Escuela de Verano Be Education.

“Mucha gente confunde el Arte con hacer, pero el Arte implica pensar y hablar. La clase de Arte no es hacer dibujitos. La creación artística es un volcado de emociones y no podemos desaprovechar ese vehículo de las emociones para entenderlas, para expresarlas con la palabra y dialogar sobre ellas. Si no acostumbramos a los niños a expresarse y a comunicar sus emociones, no pretendamos que lo hagan cuando lleguen a la adolescencia”.

En su curso, analizan todo el conocimiento que han generado expertos en creatividad y en educación emocional como Ken Robinson o Daniel Goldmann, pero también las reflexiones de Gregorio Luri sobre la “auténtica experiencia educativa”, asunto en el que profundizó precisamente durante el Congreso Be Education que se celebró en abril (y donde le entrevistó Actualidad Docente).

Profesoras y maestras, en el curso Enseñar con Arte de la Escuela de Verano Be Education.

“La clase de Arte”, incide la profesora, “tampoco es sólo mirar”. “Es comprender”: comprender ideas, emociones y contextos culturales y sociales. “Es enseñar a discernir qué es una buena imagen a estos chicos y chicas que están todo el día viendo imágenes”. Es también “que sepan entender la estética de su tiempo, no sólo la del pasado”. “El alumno tiene derecho a entender los signos de su tiempo”, subraya Marina Samways.

La reflexión sobre todas estas dimensiones y responsabilidades de la enseñanza es tal, que los asistentes concluyen este taller habiéndole dado la vuelta a su planificación del curso próximo, incluso con un proyecto configurado para poner en marcha en septiembre.

De hecho, ése es uno de los objetivos de la Escuela de Verano: que de cada curso el docente salga con un proyecto real, en tanto que realizable.

Otras propuestas de la Escuela de Verano han sido Física y Química en el Cine, Robótica Educativa, La Lógica del Asombro, Neurodidáctica y pedagogías activas o Aprovechamiento de Google Suite. Todos ellos impartidos por profesores para profesores. Nada de gurús alejados de la realidad cotidiana del aula. El hastag de la Escuela de Verano lo expresa claramente: #deprofesparaprofes.

(Visita la web de Be Education y su canal de YouTube para obtener
más información sobre sus congresos, conferencias, cursos y talleres.)

Comparte.