Somos valientes: “Nunca se pega y nunca se insulta. Jamás”

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Más que partir de cero, Sandra Gallardo partía de menos 10. Cuando se hizo cargo de reflotar la Escola Pepa Colomer, en julio de 2014, la Generalitat había decretado su cierre administrativo por el insostenible clima de violencia que se vivía dentro y fuera del recinto escolar.

Somos unos valientes, el lema de convivencia de la Escola Pepa Colomer de El Prat de Llobregat (Barcelona).

“Nadie quería venir a esta escuela”, cuenta Sandra. “Y tenía un absentismo del 25%”.

Hace ahora cuatro años que esta maestra se hizo cargo de ella con un equipo renovado y en este tiempo han conseguido pasar de 380 a 440 alumnos y bajar el absentismo al 1,7%. Ahora las familias del barrio sí la consideran una opción para la educación de sus hijos.

La Escola Pepa Colomer ha dado un salto de gigante gracias al proyecto Somos Valientes: nos defendemos, nos ayudamos, nos respetamos, que ha logrado uno de los Premios Grandes Iniciativas, Grandes Profes de la Fundación Atresmedia.

Sobre este plan de convivencia, se va construyendo todo lo demás. Somos valientes es la espina dorsal del nuevo colegio y se asienta en una especie de código de honor que sostiene que “valiente es el que ayuda cuando ve una agresión, no el que da la espalda”, y que no se anda con ambages: “Aquí un insulto es una agresión”, sentencia la directora. “Nunca se pega y nunca se insulta. Jamás”.

Un agente de Policía, con los alumnos de la Escola Pepa Colomer.

Creamos conciencia en las personas con todo eso”, explica Sandra. “No es que lo diga la directora o que te vayan a castigar”. La no violencia forma parte de una educación integral que incide en el respeto y el cuidado hacia los demás y hacia el propio entorno.

Las visitas asiduas de la Policía Municipal de El Prat de Llobregat han sido clave, según la directora.

“El problema del acoso siempre se centra en la figura del acosador”, explica la directora. “Aquí el problema lo enfocamos de manera preventiva y nos centramos en la protección del que se ve agredido”.

“El clima escolar repercute en todo”, remarca la directora de la Escola Pepa Colomer. “Estamos revirtiendo la situación de partida, pero aún queda mucho por hacer”, dice esta directora, que tiene como objetivo convertir su colegio en “un espacio de vida”.

Comparte.