Una FCT reconvertida en ‘supuestos prácticos laborales’. El ejemplo del Centro de Formación Capitol

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
El Centro de Formación Capitol, de Valencia, explica cómo ha organizado su enseñanza online en las titulaciones de FP y cómo va a compensar la Formación en Centro de Trabajo durante la cuarentena por la epidemia de coronavirus

Entre las dificultades que le ha planteado a la enseñanza la pandemia de coronavirus hay una que es insalvable y que afecta a la Formación Profesional: la Formación en Centros de Trabajo, módulo necesario para obtener el título de cada ciclo formativo. El Centro de Formación Capitol, en Valencia, nos ha contado su experiencia tras la primera semana sin clases.

“La Consejería nos dijo que simuláramos entornos de trabajo, pero también eso es complicado”, dice Gemma Monter, la directora de Capitol, que imparte titulaciones de Comercio y Marketing, Administración y Finanzas y Servicios Sociales a la Comunidad.

“Nosotros hemos planteado supuestos prácticos laborales vinculando la realidad que tienen ahora mismo las empresas con la crisis del Covid-19 con los objetivos de aprendizaje que fija el currículum de cada titulación”, explica la directora.

Por ejemplo, ¿cómo gestionarías los pedidos con tus proveedores ahora que ha parado la actividad?, o ¿cómo gestionas el plan de teletrabajo en tu empresa?, o ¿cómo gestionarías un ERTE? “Hay numerosos supuestos que, luego, en cada sector tienen sus particularidades”.

Cada semana, los alumnos deben trabajar en un supuesto, que, en este nueva y extraordinaria programación, puede equivaler a unas 20 horas semanales de formación en la empresa. El Ministerio y las administraciones educativas autonómicas fijaron en 220 horas la FCT para este curso afectado por la crisis del coronavirus. Por suerte, cuando se suspendieron las clases en la Comunidad Valenciana, los alumnos de Capitol ya habían hecho una semana de FCT en empresas. “Al menos tuvieron esa breve experiencia”, comenta la directora.

En esta situación anómala, Capitol ha visto una oportunidad para trabajar más a fondo las soft skills de los trabajadores en la empresa. Al final, a todo se le puede sacar provecho.

Un horario de clases online con ‘gaps de desconexión’

¿Y el resto de la enseñanza en FP?

“En nuestro centro hace tiempo que no trabajamos con libros y que trasladamos toda la programación del currículum a retos, proyectos y casos, así que nos ha resultado bastante fácil adaptarnos a la nueva situación. En las titulaciones presenciales damos clases normales a través de nuestra plataforma Colaborate, que es nuestra aula virtual y que ya veíamos utilizando en las titulaciones online. Y los contenidos y las tareas los ponemos en Moodle que también usábamos desde hace tiempo”. Nos lo cuenta Gemma Monter, la directora de Capitol.

Las clases empiezan a las 8.30, como siempre, y terminan a las 14.15, respetando la media hora de recreo. La diferencia con el horario presencial es que, entre las clases, han introducido breves bloques con ejercicios de relajación y contenidos de humor… “Son gaps de desconexión que necesitamos todos”.

En Capitol están satisfechos con el rendimiento del alumnado. “Están más centrados”, observa la directora. “Es lo que vemos y lo que nos transmiten las familias”.

La comunicación con éstas también se ha potenciado. Algunos tutores han creado un grupo de whatsapp con los padres y madres de sus alumnos.

Le preguntamos a la directora Gemma Monter si los docentes no tuvieron reparos en ponerse a disposición de las familias con su número de teléfono y nos responde: “El docente de FP es diferente y en Capitol todos tienen vocación de servicio”.

 

Comparte.