La gestión del riesgo en el ámbito escolar

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

 

Colegio Buen Suceso

El patio es el lugar del colegio en el que se concentran más accidentes.

El Seguro de Responsabilidad Civil es una cuenta pendiente para muchos centros 
El programa de seguros suscrito entre CECE y la compañía Ocaso cubre todas las necesidades de los colegios

Convivimos con el riesgo de manera natural: es posible que un alumno se haga una brecha en el patio igual que es posible que otro salga de manera inadvertida por la puerta de acceso. Y cualquier eventualidad puede afectar seriamente al patrimonio de un colegio.

El titular de un colegio es responsable de lo que le pase a sus alumnos y a sus trabajadores y de lo que ellos hagan a otros. “Por mucho que cuides tus instalaciones y por mucho que vigiles en el patio, puede ocurrir cualquier cosa a un niño, y cuando ocurre, los padres, que están muy bien informados, reclaman”, advierte Ana Atienza, responsable de Seguros en CECE.

De los accidentes producidos fuera del hogar, los más frecuentes (más de un 40%) suceden en el colegio; se concentran en el patio y durante la realización de actividades deportivas.

Entre los más comunes destaca el de pillarse los dedos con una puerta –llegando a haber casos de amputación– y el de romperse los dientes, cuenta Ana Atienza.

“Aunque la mayoría tienen consecuencias leves, no debemos despreocuparnos por completo, ya que una mala atención puede traer consecuencias mucho mayores que pueden llevar a reclamaciones judiciales”, apunta la responsable de Seguros de CECE.

Por eso, en primer lugar, CECE recomienda a sus asociados suscribir una póliza de accidentes de alumnos.

Gracias al acuerdo entre CECE y Ocaso Seguros, el coste de la misma con esta compañía (11,60 al año por niño) apenas repercute en el gasto de los padres.

Pero, sobre todo, CECE pone el acento en la póliza Responsabilidad Civil, que es la que protegerá al centro de que cualquier accidente o siniestro perjudique patrimonialmente al colegio. Como no es obligatoria, muchos colegios no la contratan.

“Las graves consecuencias económicas, derivadas de sentencias judiciales, que vienen afectando a los titulares de los centros de enseñanza, así como el informe de los accidentes de alumnos, que nos facilita cada año Ocaso Seguros, nos obligan a insistir en la conveniencia de que todos los centros tengan cubiertos los posibles riesgos que se puedan dar en el normal desarrollo de la actividad escolar”, advierte la responsable de Seguros de CECE.

Para ello, incide, “es de suma importancia” tener contratadas las pólizas de Responsabilidad Civil y la de Accidentes de alumnos.

La Ley 1/91 de 7 de enero, modificó los artículos 22 del Código Penal y el 1903 y 1904 del Código Civil, y estableció que los daños que ocasionen o reciban los alumnos menores de 18 años deben ser asumidos por el titular, el cual, siendo también responsable de los actos u omisiones de sus trabajadores, tiene que afrontar la responsabilidad de todo lo que acontezca dentro del horario escolar. “Eso incluye lo que ocurra en el comedor y en las extraescolares organizadas por el centro, así como en las excursiones”, puntualiza Atienza.

El departamento de Seguros que ella dirige en la Confederación de Centros de Enseñanza se dedica precisamente a informar de cuestiones como ésa, a asesorar y a recomendar la cobertura más adecuada para cada colegio. Además, tramita directamente las pólizas con Ocaso Seguros, y hace seguimiento de muchos de los siniestros ocurridos para mayor traquilidad del centro.

Para evitar confusiones con otro tipo de seguros, hay que remarcar que los de Responsabilidad Civil y Accidentes sobre los alumnos no tiene nada que ver con los seguros que los centros de enseñanza están obligados a suscribir para proteger a sus trabajadores de acuerdo a sus convenios colectivos.

También en Ocaso Seguros, dentro del acuerdo con CECE, hay pólizas de Responsabilidad Civil y de Accidentes para docentes y otros empleados del centro.

Fuentes consultadas en Ocaso sitúan el gasto medio de un colegio español en un programa de seguros entre los 2.000 y los 2.500 euros anuales, una cantidad, dicen, bastante baja que transmite una escasa conciencia del riesgo en el sector de la enseñanza.

El acuerdo que CECE tiene con Ocaso y el asesoramiento que ofrece CECE facilitan a los centros ajustar su cobertura aseguradora a sus características y necesidades.

Aparte de todos los seguros mencionados, también disponen de una póliza de Continuación de Estudios, que asciende a unos 70 euros por alumno y garantiza que el alumno seguirá escolarizado en el centro en caso de fallecimiento de los progenitores o de quiebra patrimonial de los mismos.

Comparte.