Menos sal, azúcar y grasas, también en los comedores escolares

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
Scolarest, empresa líder en la restauración para colegios, explica los beneficios que tiene para sus miles de comensales el Plan del Ministerio de Sanidad sobre mejora de la composición de los alimentos
Scolarest, empresa líder en restauración para comedores escolares, explica cómo puede beneficiar a éstos el Plan del Ministerio de Sanidad para mejorar la composición de los alimentos.

Scolarest, empresa líder en restauración para comedores escolares, explica cómo puede beneficiar a éstos el Plan del Ministerio de Sanidad para mejorar la composición de los alimentos.

Probablemente hayas oído hablar del Plan que el Ministerio de Sanidad ha firmado con numerosos representantes de la industria de la alimentación para reducir la cantidad de azúcar, sal y grasas en los alimentos.

¿Repercute este plan en los comedores escolares? La respuesta es sí, sobre todo si la empresa responsable del menú del colegio ha suscrito dicho acuerdo con Sanidad.

El denominado Plan de colaboración para la mejora de la composición de los alimentos y bebidas y otras medidas 2020 es de adscripción voluntaria. El Ministerio propone a las empresas de fabricación, distribución y restauración firmarlo para cumplir con los compromisos que recoge en cuanto a la reducción de azúcares añadidos, sal y grasas saturadas y mejora de la calidad global de la dieta.

Que suscriban ese compromiso las empresas de cátering escolar es una garantía de mejora en la alimentación de los alumnos. Hablamos de ello con Scolarest, una de las mayores empresas de restauración para colegios de España, que da de comer a 150.000 alumnos en más de 700 centros.

Como parte de Compass Group España, Scolarest ha suscrito el acuerdo con el Ministerio de Sanidad para la mejora de la composición de los alimentos de nuestra cesta de la compra: menos sal, azúcar y grasas también en los comedores escolares.

Como parte de Compass Group España, Scolarest ha suscrito el acuerdo con el Ministerio de Sanidad para la mejora de la composición de los alimentos de nuestra cesta de la compra.

Como integrante de Compass Group España, Scolarest se ha adherido a los compromisos que ese Plan de Sanidad detalla para las empresas de restauración social de colectividades.

El plan establece una reformulación en la fabricación de alimentos clave en nuestra cesta de la compra de aquí a 2020 y que implica las siguientes reducciones en la composición:

  • -10% de azúcares añadidos en lácteos como los yogures y batidos, derivados cárnicos, néctares de frutas, salsas y cereales chocolateados.
  • – Entre un 3,5% y un 7,4% de azúcares en otros productos lácteos como natillas y flanes.
  • – Un 18% de azúcares en las mayonesas
  • – 5% de azúcares en bollería infantil, galletas, helados y ketchup
  • – 16% de sal en los derivados cárnicos y en la mayonesa
  • – 13,8% de sal en patatas fritas.
  • – 6,7% de sal en las cremas de verduras
  • – 10% en tomate frito y platos preparados como empanadillas, croquetas, calamares…
  • – 5% de sal en el ketchup y en los aperitivos.
  • – 10% de grasas saturadas en aperitivos, patatas fritas, nuggets y derivados cárnicos.
  • – 5% de grasas saturadas en bollería, pastelería y galletas
  • – 5% de grasas saturadas en carnes procesadas, como salchichas y embutidos.

El porcentaje de reducción de grasas, azúcar y sal que contempla el nuevo plan ha sido criticado por algunas asociaciones de consumidores por considerarse escaso. Sin embargo, este plan ha tenido en consideración la participación de otros sectores más allá de los fabricantes de alimentos, con el objetivo de mejorar la calidad nutricional de la dieta. Es en este punto donde Scolarest se hace partícipe.

Beatriz de Diego, responsable de Nutrición y Dietética de Compass Group España, nos explica en qué se traducen esos compromisos con los miles de niños a los que la compañía alimenta cada día.

Como empresa de restauración, Scolarest se compromete, por un lado, a tener en especial consideración aquellos alimentos reformulados que cumplan el compromiso de reducción de azúcares, sal y grasas.

Por otro, la compañía debe hacer que sus prácticas culinarias y la confección de sus menús sean más saludables. Aunque, según asegura De Diego, en Scolarest los estándares ya eran muy altos, superando incluso los mínimos que establece el nuevo plan.

“No podíamos dejar de sumarnos al mismo como un firme compromiso hacia la mejora de la calidad de la dieta de nuestros comensales”, incide.

“Planificamos nuestros menús marcando un uso máximo y mínimo de determinados alimentos”, explica la responsable de Nutrición y Dietética. Por ejemplo, “aumentamos la cantidad de carnes blancas (pollo, pavo, lomo de cerdo…) en el menú mensual y disminuimos la ingesta de carnes grasas”.

“También limitamos el uso de precocinados y de carnes procesadas como las salchichas, y orientamos las técnicas culinarias empleadas hacia las más saludables, reduciendo los fritos y aumentando cocciones, salseados y horneados”, añade.

“También ofrecemos pan integral, además del blanco, y promovemos mensajes relacionados con buenos hábitos de alimentación dirigidos a nuestros comensales y sus familias”.

Cabe recordar que la Estrategia NAOS, de prevención de la obesidad, nacida en 2005, ya apuntaba en el mismo sentido que este último plan y, desde el comienzo, Scolarest se acogió a los estándares establecidos en dicha estrategia.

Para Scolarest y Compass Group España el nuevo plan de Sanidad “es una pieza más añadir en el compromiso que ya teníamos” y, por tanto, “una nueva garantía para los colegios con los que trabajamos de que cuidamos la alimentación de los niños y niñas”.

Comparte.