Eduthink llama a preparar a los alumnos para aprender y no para superar un examen

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
  • Richard Gerver: “No podemos educar a los alumnos a depender de los demás. Tienen que confiar en ellos mismos. Eso tiene que estar en el corazón de la revolución en la educación”.
  • Graham Powell: “Es fácil conseguir que los alumnos obtengan buenas notas. Es más difícil lograr que sean competentes”
  • Fernando García: “Los padres tienen derecho a elegir libremente el centro que quieran para sus hijos y el Estado debe garantizar que eso sea posible”
  • La jornada Eduthink concluye con un manifiesto sobre el presente y el futuro de la educación

El Auditorio de Palacio de Congresos Riojaforum de Logroño acogió ese 27 de junio la jornada Eduthink 2019 sobre innovación en educación, que contó con la participación de más de 600 docentes y directivos de centros de Infantil, Primaria y Secundaria de colegios de toda España (públicos, concertados, de iniciativa social y privados), y con dos ponentes de lujo: Richard Gerver, educador, comunicador y experto en innovación educativa; y Graham Powell, educador e investigador y uno de los impulsores del enfoque Building Learning Power.

El investigador británico Graham Powell, ponente en Eduthink, hizo reflexionar a los docentes sobre su práctica cotidiana en el aula.

El investigador británico Graham Powell, ponente en Eduthink, hizo reflexionar a los docentes sobre su práctica cotidiana en el aula.

[Puedes leer aquí la entrevista que hicimos a Graham Powell en Actualidad Docente.]

Tras una presentación a cargo de alumnos de los colegios Alcaste y Alcaste-Las Fuentes, el primero en tomar la palabra fue Graham Powell. El investigador británico ofreció una ponencia titulada ‘Práctica de las disposiciones de aprendizaje para pensar de verdad’, en la que dejó constancia de que actualmente “pensamos en resultados y no en cómo han desarrollado los alumnos sus destrezas y sus conocimientos”. En este sentido, apuntó que “enseñamos a los alumnos a contestar a nuestras preguntas como queremos nosotros, no a reflexionar o a ser críticos”, algo que debería dejarse a un lado para empezar a trabajar en “desarrollar su curiosidad, fomentar su actividad colaborativa, la persistencia, la adopción de algún riesgo…”. Porque, añadió, “no valen para nada cuadernos limpios y ordenados si los estudiantes han olvidado la información a las dos semanas”.

Está claro que el currículum educativo marca unos estándares y unos objetivos que hay que cumplir, pero para el británico, “en verdad podemos hacer más que pensar sólo en buenos resultados”. Escogiendo una frase de Brian Cox, resaltó que el aprendizaje realmente es “mirar detenidamente, hacer las preguntas correctas”. Por eso, una buena opción para Powell sería “no empezar las clases con las órdenes de siempre: página tal, abrir el cuaderno por donde lo dejamos ayer… sino plantearles un reto. Es la forma de meterles en el tema”. Y reiteró que “si comienzas tus clases con retos estimulantes, a la larga tus alumnos esperarán el reto y de no haberlo, lo echarán de menos y lo exigirán”.

Para Graham Powell, además, es importante enseñar los contenidos de una forma “resiliente, cognitiva y flexible”. Y conseguir, además, estimular su interés. Porque “los alumnos aprenden cuando están comprometidos emocional y cognitivamente; cuando les ofrecemos oportunidades de reflexión y de colaborar en equipo”.

Por eso ve necesario que el docente se plantee una imagen. “¿Qué tipo de aprendizaje quieres. Uno en el que los alumnos mismos trabajen por ellos solos?, ¿u otro en el que estés encima del alumno y no le dejes hacer nada?”. Para Powell, “lo importante es lo que hacen los alumnos, no lo que escuchan al profesor”. En ese sentido, ha abogado por preparar a los alumnos para aprender, “no para pasar un examen”. Porque para el británico, “es más fácil conseguir que los alumnos tengan buenas notas que lograr que sean competentes”.

Richard Gerver, por su parte, dio tres palabras clave a las que debe supeditarse la educación: “Vivir, aprender y reír”, porque “cuando los niños disfrutan, aprenden mejor”. En una ponencia enmarcada bajo el título ‘El futuro pertenece a quienes lo preparan’, indicó que “no podemos olvidar que estamos educando a seres humanos» y «por lo tanto, las respuestas están en nuestra humanidad”.

Para Gerver es importante que el docente se haga esta pregunta: «¿Qué hacéis en el colegio? ¿Hacéis cosas a la manera que les gusta a los adultos y con las que os sentís cómodos?, ¿o realmente hacéis que los alumnos se sientan cómodos?”. «Para que tenga sentido lo que están aprendiendo ahora nuestros estudiantes, debe tener un contenido, una experiencia, un propósito y ser importante para ellos”. Richard Gerver pidió por ello que el docente «salga de su zona de confort». «Si no, seríamos hipócritas”.

Pese a saber que «la educación está llena de gente admirable, profundamente apasionada por su trabajo y por sus estudiantes», a Richard Gerver le preocupa que «llevemos veinte años inventando sistemas, puestos unos encima de otros, y que son inapropiados”. “Dejemos de copiar lo que hace Finlandia», pidió. «Porque primero tenemos que entender los principios de por qué funciona tan bien la educación allí, y también ver por qué ese sistema se ha quitado de la mano de los políticos desde hace quince años”.

Para él, una cuestión clave de los actuales modelos de enseñanza es que “nos empeñamos en enseñar conocimiento cuando las empresas demandan destrezas». «Por eso fracasa el sistema”, señaló.

Richard Gerver señaló que es clave que ayudemos “a nuestros estudiantes a que sueñen, y a convertir sus sueños en aspiraciones”, porque “preparando futuro de nuestros alumnos, preparamos el nuestro”. Y en ese sentido llamó a “no educar a los alumnos para que dependan de los demás». «Tienen que confiar en ellos mismos. Eso tiene que estar en el corazón de la revolución en la educación”, concluyó

Manifiesto por la educación

Al término de las ponencias, Fernando García, director general del Grupo Educativo Coas, presentó un manifiesto sobre el presente y el futuro de la educación, no sin antes subrayar la necesidad de “trabajar todos juntos, padres, profesores y alumnos para conseguir un futuro mejor para todos”. Asimismo, remarcó que “la educación pertenece a los padres” y que es necesario que el Estado garantice que la libertad de elección de centro.

Pero el principal mensaje a la clase política fue éste: “Dad autonomía a los centros, porque quienes saben de educación son los profesores y ellos deben decidir el currículum que se imparte en los centros”.

El manifiesto dado a conocer al término de la jornada, y suscrito por los asistentes, afirma que “la educación moldea lo que seremos, la vida que vamos a llevar y el impacto que tendremos en los demás”, razón por la cual cada persona:

  1. Tiene derecho a una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual.
  2. Debe crecer en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material.
  3. Tiene derecho a una educación que le permita llegar a ser un miembro útil de la sociedad.
  4. Debe ser educada con plena conciencia de que debe dedicar sus energías y aptitudes al servicio de sus semejantes.

Por todo ello, concluye: “Somos su mundo y ellos nuestro futuro”.


Eduthink 2019 está organizado por la Fundación Urki, institución orientada a difundir y fomentar la calidad en la educación como base para la mejora de la sociedad, y el Grupo Educativo COAS, que con sus nueve centros atienden a cerca de 4.000 estudiantes en diversas comunidades autónomas. De hecho, la elección de la capital riojana como sede de la jornada, está vinculada a la celebración del 40º aniversario del Colegio Alcaste-Las Fuentes, considerado uno de los 100 mejores centros educativos de España, según el informe anual del periódico El Mundo.

El nombre Eduthink, que quiere decir, pensar en la educación, es una jornada internacional abierta a la participación de toda la comunidad educativa. Nació en el ICOT 2015, como un espacio de reflexión permanente sobre dónde está y a dónde quiere llegar el sector. Su celebración en 2019 cuenta con la colaboración del Gobierno de La Rioja, Santillana, UNIR, Federico Giner, Centros Digitales, Singladura, Fundación Ana María de la Lama y Salvarrey, Cambridge University Press, Anaya, Blink Learning, Educación 3.0, Walinwa, Comedor
Saludable, Editorial Casals, American High Schooll Diploma, Hacienda López de Haro y Enbor.

Comparte.