Apabullante marea naranja contra la ‘Ley Celaá’ en toda España

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
  • Más Plurales celebra el éxito de la movilización ciudadana contra el «modelo único de educación» que impone la LOMLOE, y contra la falta de diálogo y de consenso del Gobierno con la comunidad educativa
  • La plataforma anuncia que seguirán las movilizaciones para pedir modificaciones en la ley e impedir sus efectos en caso de aprobación definitiva
  • La LOMLOE se aprobó el pasado 19 de noviembre en el Congreso e inició su trámite en el Senado

Fueron 35 las ciudades españolas en las que decenas de miles de ciudadanos salieron a protestar en sus vehículos contra la Ley Celaá el pasado 22 de noviembre. Se contaron al menos 15.000 coches en Madrid, 10.000 en Vigo, 5.000 en Sevilla, 3.000 en Málaga, 2.000 en Santander… Más allá de las cifras contabilizadas por Policía, la protesta desbordó las expectativas de las autoridades y colapsó el centro de las ciudades y sus accesos.

La masiva protesta del 22 de noviembre culminaba un mes de movilizaciones de la Plataforma Más Plurales contra la LOMLOE, que cada vez ha contado mayor contestación ciudadana, como ha podido verse en las sucesivas protestas ante el Congreso de los Diputados de los jueves, o ante los propios colegios concertados y centros de educación especial cada miércoles.

Las principal razón que impulsó a Más Plurales a lanzar su campaña y la principal razón que ha sacado a decenas de miles de personas a la calle es la quiebra de libertades y de la pluralidad educativa que impone la LOMLOE al no tener en cuenta la elección de centro de las familias en la programación de la enseñanza, tampoco la de las familias de niños de educación especial, a los que la ley programa integrar en centros ordinarios de aquí a 10 años.

Pero lo que ha echado más leña al fuego de la indignación es la falta de diálogo con la comunidad educativa, la instrumentalización de la propia ley de educación en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado y que finalmente haya sido la ley con menos respaldo parlamentario de todas las votadas hasta ahora, y ya van ocho en los últimos 40 años. Para obtener el visto bueno de los grupos independentistas representados en el Congreso, sin el cual no habría salido adelante la LOMLOE, en el último momento el Gobierno accedió a suprimir la condición de lengua vehicular del castellano en la escuela.

En la protesta de Madrid recabamos testimonios de docentes y familias de la escuela concertada, pero también de ciudadanos ajenos a la concertada que no quieren esta ley. Todos ellos madrileños que pasearon por la Castellana con sus banderas y globos naranjas. Aunque no fueron contabilizados como manifestantes, miles de personas hicieron que las aceras de la Castellana también se tiñeran de naranja en la mañana del domingo.

«Hemos venido por la incongruencia y el cinismo de esta ley, porque no mejora la educación, porque es ideológica e impuesta, porque coarta la libertad para elegir colegio. Aunque no tendrá mucho recorrido, no debemos callar«, nos dicen el padre y la madre de una alumna del Colegio Blanca de Castilla (en la foto)

«Es una ley política, aprobada a traición con el objetivo de sacar unos presupuestos, sin escuchar a la comunidad educativa, en medio de una pandemia y de una situación de zozobra para muchísimos ciudadanos», dice un profesor del Colegio Santa María de Yermo.

«Nos acusan de hacer campaña en los colegios cuando, precisamente, hemos estado cohibidos y no nos hemos atrevido a defender lo nuestro por la situación de dificultad que estamos viendo en muchas de las familias de nuestros colegios. No nos parecía el momento de protestar y han sido las propias ‘APAS’ las que nos han animado a movernos», dice otro docente.

«Cobramos menos y trabajamos más porque creemos en un proyecto propio y tenemos ilusión», añade otro a su lado. «Nosotros no atacamos a nuestros compañeros de la pública. Sólo defendemos poder tener un proyecto educativo libre, que además es plenamente constitucional».

«Si faltan recursos para atender a niños con discapacidades leves, ¿cómo piensan atender a niños que no se mueven o que son sordos?, ¿va a haber suficientes logopedas y fisios en los centros públicos ordinarios?, ¿o van a fomentar que sólo las familias ricas puedan costearse los servicios de esos especialistas en centros privados?», se pregunta una profesora del colegio Nuestra Señora de Las Delicias. «¿Cómo un gobierno socialista, que se dice de gente obrera y progresista puede estar promoviendo diferencias de clase entre los niños de educación especial?».  

En sentido parecido se pronuncia otra pareja de mujeres que ni tienen hijos ni son docentes. «Conocemos a gente con hijos en centros de educación especial, conocemos bien lo que dice este nueva ley y, de verdad, no creemos que esta señora [en referencia a la ministra Celaá]haya ido a visitar esos centros ni haya hablado con esas familias porque en esos centros cada niño es un mundo y nadie que los conozca se le ocurriría legislar metiendo a todos en el mismo saco, como hace esta ley».

«Estamos aquí porque no queremos una nueva ley sin consenso y por cómo atenta esta ley contra la enseñanza concertada, que está asentada en España sin causar ningún problema a nadie», dice un padre junto a su esposa y a sus hijas. «Somos muchos y es importante hacerse oír, que se nos vea y que se nos oiga. Pero esto no puede quedarse sólo en hoy».

La madre añade: «En la clase de mis hijas hay niños con Síndrome de Down y a mí me parece maravilloso que compartan aula con ellas. Pero sé que hay otros niños que no podrían estar ahí y me preocupa. La educación especial no es algo que pueda gestionarse de manera tan simple, ni mucho menos imponer un modelo, como pretende hacerse».

Lectura del manifiesto

Al término de la convocatoria, los representantes de Más Plurales leyeron un manifiesto en el que volvieron a pedir la retirada de una ley que apuesta por “una escuela única y pública que elimina la pluralidad educativa”. “La pluralidad de la escuela de hoy es la base de la democracia de la sociedad de mañana”, proclamaba el manifiesto.

El “único objetivo” de esta ley, señalan, “es hacer más estatalista la educación y reducir de manera drástica la pluralidad de nuestro sistema educativo actual, basado en la complementariedad de los modelos público y concertado”. “La Ley Celaá impone un único modelo de educación y elimina la libertad de las familias para elegir el tipo de educación que desean para sus hijos, como se ha estado haciendo desde hace tres décadas”, señalan.

En el vídeo adjunto a continuación puede verse la retransmisión que hizo Mas Plurales de la protesta de Madrid, con entrevistas a los miembros de la plataforma y la lectura final del manifiesto.

Rectificar la ley o impedir que se aplique

Más Plurales anunció también que continuarán las movilizaciones y considera que “todavía hay tiempo para rectificar una Ley contraria a las libertades constitucionales y que, además, pone en peligro el futuro laboral de miles de trabajadores de la enseñanza concertada, de los centros de educación especial y del profesorado de religión que imparte clases en los centros públicos”. Tras su aprobación en el Congreso, la LOMLOE debe ser ratificada por el Senado antes de su aprobación definitiva.

No obstante, también anunciaron que instarán “a los grupos políticos a que interpongan recursos de inconstitucionalidad” y presionarán en las Comunidades Autónomas “para disminuir al máximo los efectos de la aplicación de esta norma”, propiciando que se recurra la Ley “en tiempo y forma a las instituciones europeas en busca de amparo”. 

Entre tanto, el Partido Popular ya ha anunciado que haya donde gobierna no tendrán efecto las pretensiones de la LOMLOE en lo que atañe a la enseñanza concertada, los centros de educación especial y la enseñanza de Religión. El presidente del PP, Pablo Casado, participó con su coche en la manifestación de Madrid, llevando a su lado, en el asiento del copiloto, a la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Tanto el PP, como Vox y Ciudadanos han anunciado que presentarán recursos de inconstitucionalidad a la norma y que también buscarán el amparo de instituciones europeas. Representantes de estas formaciones arroparon ayer las protestas en diferentes ciudades.

Comparte.