España pierde 20 puntos en PISA por la falta de interés de parte del alumnado en contestar bien

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La competencia lectora de los alumnos españoles cayó notablemente en PISA 2018. Se ha sabido este verano meses después de la incógnita que la OCDE abrió sobre España al omitir su puntuación en la publicación de resultados de todos los países. Los nuestros se quedaron en un cajón a la espera de investigar determinadas “anomalías” registradas en el patrón de contestación del alumnado: había un alto porcentaje de respuestas incoherentes e irracionales, como responder a todo que sí o que no, y en muy poco tiempo.

Finalmente la puntuación de España en Competencia Lectora ha sido 476,5, muy por debajo del 495 de 2015. Además, quedamos por debajo de la media de la OCDE (487) y de la UE (489), y en el nivel 3 (de 5) de competencia lectora. [Consulte el informe completo del Ministerio de Educación y FP]

Fuente: Ministerio de Educación y FP.

Fuente: Ministerio de Educación y FP.

Por comunidades autónomas, Castilla y León, Asturias y Galicia se destacan significativamente sobre el resto y tienen puntuaciones superiores a las medias internacionales. Y llama la atención el descenso de Madrid y País Vasco, comunidades que solían estar a la cabeza y que han pasado a situarse detrás de Baleares y Castilla-La Mancha.

El informe de la OCDE publicado este verano con los resultados de España en Lectura señala que parte de los estudiantes se mostraron «negativamente dispuestos» hacia la prueba y «no hicieron todo lo posible» para demostrar su eficiencia. Esta «falta de compromiso» de algunos alumnos lleva a la OCDE a advertir de que no se puede garantizar la comparación de los datos del PISA de 2018 para España con los resultados de pruebas anteriores.

Fuente: Ministerio de Educación y FP.

Fuente: Ministerio de Educación y FP.

Ya en diciembre de 2019, cuando la OCDE anunció que la prueba española registraba «anomalías», varias voces en España apuntaron al cansancio de los estudiantes, pero también a su falta interés por la irrelevancia de la prueba para ellos.

Hicieron las pruebas a final de curso y, en algunas comunidades, como Madrid, días después de las pruebas de evaluación del Gobierno regional y días antes de los exámenes finales del curso. ACTUALIDAD DOCENTE consultó a un colegio madrileño que había participado en PISA, el Colegio Tajamar: los alumnos estaban “agotados” y aquellos últimos meses del curso fueron “una gymkana de pruebas”, nos contó el director.

“Es una prueba interesante, pero habría que preparar a los alumnos un tiempo para que la afronten con un razonamiento al que no están acostumbrados”, nos dijo un profesor que estuvo presente durante el desarrollo de la prueba en el Tajamar.

También preguntamos a dos investigadores españoles, Pau Balart y Antonio Cabrales, que sostuvieron que «el mal rendimiento de los estudiantes españoles en PISA podría ser, sobre todo, consecuencia de una cierta carencia de habilidades no cognitivas relacionadas con la perseverancia y la constancia”.

Matemáticas y Ciencias

Cuando se publicaron los resultados del resto de países, en diciembre de 2019, sí se publicaron los resultados de España en Matemáticas y Ciencias, que habían caído visiblemente respecto a PISA 2015 y respecto a la media europea y la de la OCDE.

El análisis que se hizo en la OCDE decía que las anomalías en la prueba de competencia lectora no tenían por qué haber influido en el resultado de Matemáticas y Ciencias. Pero en España, Ismael Sanz, economista estudioso de PISA y ex director del Instituto de Evaluación del Ministerio de Educación, sostuvo lo contrario: «Si la nota de Lectura está contaminada, afecta a la de Matemáticas y Ciencias al menos 5 puntos», dijo en una entrevista con ACTUALIDAD DOCENTE.

Comparte.