La orientación profesional, clave para un proyecto educativo de calidad

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Cuando un colegio quiere presumir de éxito, muestra sus altos porcentajes de aprobados en Selectividad y la nota media obtenida. Y después de Selectividad, ¿qué?

Aprobar, o sacar buena nota en Selectividad no es garantía de éxito de ahí en adelante si tenemos en cuenta que en España un 22% de universitarios abandona el grado elegido en su primer año (el 25% de chicos y el 19% de las chicas) y un 35% acaba trabajando en ocupaciones de baja cualificación, cuando la media europea es del 23%, según recoge el último informe de la Fundación CYD.

En Formación Profesional también hay datos preocupantes: sólo el 61% supera el total de módulos formativos en el Grado Medio y un poco más, el 68%, en el Grado Superior, aunque este abandono se atribuye, en gran parte, a que los jóvenes se ponen a trabajar sin obtener el título.

“Sería bueno que los centros midieran su éxito educativo más allá de la Selectividad”, observa Juan José Suárez, project manager de la Fundación Bertelsmann, en conversación con Actualidad Docente.

Todas las cifras expuestas, sumadas a la de un 33% de paro juvenil, ponen de manifiesto un problema de fondo, que es la desorientación de los jóvenes en su proyección profesional y académica. Se calcula que un 6% de los universitarios eligió su carrera sin ningún criterio previo.

La Fundación Bertelsmann está convencida de que el desconocimiento de los alumnos de las posibilidades que ofrece el mercado laboral y de sus propias capacidades y vocaciones desempeña un papel determinante en los altos porcentajes de abandono temprano del sistema educativo, de abandono de los estudios superiores, de paro juvenil y de sobrecualificación.

Por eso hace unos años empezó a trabajar en el desarrollo de un modelo de orientación profesional integral que pudiera ponerse en marcha en los centros educativos, donde se encuentran los protagonistas del problema –los estudiantes–, así como las personas que mejor conocen sus habilidades: sus profesores y sus familias. Para que fuera eficaz, había que conectar el centro educativo con quienes de verdad saben las necesidades y oportunidades del mercado laboral: profesionales en ejercicio, patronales y cámaras de comercio, y servicios públicos de empleo.

Modelo integral de Orientación académica y profesional desarrollado por la Fundación Bertelsmann.

Modelo integral de Orientación académica y profesional desarrollado por la Fundación Bertelsmann.

“Los chicos y chicas que están hoy en las aulas están en un mundo más complejo que el que tuvimos nosotros a su edad. El mercado laboral es más disruptivo y ellos van a tener que reinventarse varias veces; van a necesitar tener la capacidad de orientación a lo largo de la vida”, explica Juan José Juárez. “Así que, si están preparando personas, tiene sentido que los centros educativos contribuyan a desarrollar esa capacidad”, concluye.

“Cuando una familia busca un colegio para llevar a sus hijos de 3 años, no piensa en estas cosas todavía, pero cuando los hijos llegan a la ESO, las decisiones relacionadas con el futuro se convierten en una prioridad y ahí las familias se sienten muy solas”, señala Juárez. “Hay que ayudar a los centros a que sean conscientes de la importancia que tiene la orientación para sus alumnos y las familias. Porque tener alumnos que se meten a ciegas en una carrera no es éxito escolar”.

Guía de Orientación Profesional Coordinada para centros

El trabajo de la Fundación Bertelsmann desarrollado en los últimos años constituye, probablemente, la única ayuda sólida para docentes y centros españoles en este sentido.

Tomando como referencia el modelo de orientación profesional que tienen en los centros educativos de Alemania, en 2014 Bertelsmann puso en marcha un proyecto piloto en diferentes centros educativos de España (públicos, concertados y privados) para que, a través de las propias asignaturas escolares y de las actividades extraescolares, ofrecieran a los alumnos un conocimiento sobre profesiones del mercado laboral, y las competencias y vocaciones asociadas a ellas, contando con la colaboración de empresas y servicios públicos de empleo.

Aquella confluencia de experiencias y conocimientos generados en los centros piloto dio lugar a una Guía de Orientación Profesional Coordinada para centros educativos y familias (de descarga gratuita), una plataforma online de autoconocimiento y orientación vocacional (MyWayPass) y una Red de Centros OPC de la que ya forman parte 70 colegios e institutos de toda España.

Pero no era suficiente. Según explica Juan José Juárez, parecía haber «un techo de cristal», algo que impedía que calara el mensaje en los centros o que cristalizara en una verdadera estrategia integral de centro. La Bertelsmann ha ido afinando sus pasos y ha impulsado dos nuevas iniciativas mucho más cercanas y empáticas con los colegios, con los orientadores y con los docentes:

  • Los 10 niveles de intervención en la escuela para una buena orientación académico-profesional al alumnado, según el modelo desarrollado por la Fundación Bertelsmann, basado en evidencias internacionales.

    Los 10 niveles de intervención en la escuela para una buena orientación académico-profesional al alumnado, según el modelo de referencia de la Fundación Bertelsmann, basado en evidencias internacionales.

    Una es el modelo Xcelence de referencia sobre orientación académico profesional en Secundaria, que define 10 ejes de intervención para garantizar una orientación académica y profesional de calidad. Además de ser una herramienta de autoevaluación para los centros, propone acciones de mejora en cada uno de los ámbitos de actuación. Este modelo está basado en la Good Career Guidance de Reino Unido y en las evidencias internacionales que, precisamente, han llevado al Gobierno británico a convertirlo en política pública para sus centros de Secundaria.

  • Clara Bassols, directora de la Fundación Bertelsmann, y Carlos Marchena, director general de la división educativa de Grupo Anaya, anuncian el acuerdo de colaboración para elaborar material curricular de Secundaria con perspectiva de orientación profesional.

    Clara Bassols, directora de la Fundación Bertelsmann, y Carlos Marchena, director general de la división educativa de Grupo Anaya, anunciaron el acuerdo de colaboración el 14 de marzo en Madrid.

    Otra, un acuerdo con la editorial Anaya para que los libros de las materias troncales de ESO y Bachillerato incorporen contenidos y actividades con perspectiva de orientación profesional. De esta manera, se evita que uno de los aspectos clave para la orientación, que es la vinculación entre el trabajo del aula y los diferentes ámbitos profesionales de la sociedad, suponga una carga extra para el docente. Los expertos de Bertelsmann están asesorando a Anaya para que todos los materiales curriculares estén listos en el curso 20-21.

“Los profesores no se ven teniendo un rol clave y sí lo tienen. Desde las asignaturas se puede hacer mucho”, subraya Juan José Juárez.

Comparte.